fbnoscript
30 de mayo de 2020

Crew Dragon: entre la guerra comercial y la privatización de la carrera espacial

SpaceX y el proyecto privado de Elon Musk se imponen en la industria espacial.

Para este 30 de mayo, estaba previsto el lanzamiento del cohete Falcon 9 desde Florida, Estados Unidos, que transporta la cápsula espacial Crew Dragon. La misión buscará arribar a la Estación Espacial Internacional, una estación en órbita que administran las agencias espaciales de Estados Unidos, Rusia, Canadá, Japón y la Agencia Espacial Europea.

Son los primeros astronautas que Estados Unidos envía al espacio desde la cancelación del Programa Transbordador Espacial, en 2011. A partir de entonces, “los astronautas de la NASA han tenido que viajar a Rusia y entrenar en la nave espacial Soyuz del país. Esos asientos le han costado a la Nasa hasta US$ 86 millones cada uno” (CNN En Español, 29/5).

El fin del Programa Transbordador Espacial formó parte de un recorte presupuestario en la Nasa, la agencia espacial norteamericana, una decisión que algunos califican como un coletazo de la crisis económica de 2008.

Estados Unidos busca recuperar ahora el terreno perdido a partir de la subcontratación del sector privado. Crew Dragon es el resultado de un contrato con la compañía SpaceX, por 2600 millones de dólares. En 2014, además, se otorgó un contrato por 4200 millones de dólares a Boeing para construir el vehículo Starliner.

El lanzamiento de Crew Dragon coincide con un recrudecimiento de la carrera espacial. China, el más inmediato competidor de los Estados Unidos hoy en día, ha colocado recientemente un artefacto en el lado oscuro de la Luna. China destina actualmente la mitad del presupuesto que Estados Unidos a la cuestión espacial, pero aun así emerge como un rival.

Esta carrera espacial debe entenderse en el contexto de la guerra comercial y el recrudecimiento de las pujas entre las potencias por el control del planeta.

Estados Unidos estaría apostando a regresar a la Luna en 2024.  Según algunos autores, “ya no se trata solo de un movimiento simbólico sino de posicionarse de forma estratégica de cara al futuro de la exploración espacial y la posible obtención de recursos lunares” (Hipertextual, 20/7/19). En la carrera, algunos anotan también a Israel, la India, Japón y Francia (La Nación, 19/7/19).

En cuanto a los recursos lunares, el polo sur de la Luna parece rico en agua congelada. También sería rica en metales raros y podría actuar como una escala previa hacia Marte.

Frente a la puja entre las potencias y la carrera por la apropiación de recursos, se hace necesario liberar al desarrollo tecnológico de la manipulación y apropiación capitalista para orientarlo en función de una mejora en las condiciones de vida de las masas y no de un reforzamiento de la guerra imperialista y de intereses comerciales.

 

En esta nota:

Compartir