Sociedad

27/4/2022

Avellaneda: no al desalojo de 50 familias del Barrio Unión

En el lugar funciona un comedor que alimenta a más de 100 familias de la zona.

Partido Obrero de Avellaneda

Tierra y vivienda para los trabajadores, no para los especuladores.

En la noche de este martes 26 llegó una orden de desalojo firmada por la jueza Roxana A. Puche a una fábrica abandonada que se ubica en Dean Funes 303, Avellaneda, donde conviven 50 familias con 82 chicos y menores de edad. A las mismas les fue otorgado previamente el Certificado de Vivienda Familiar del Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBap), validando ese lugar como su vivienda. No obstante, se les presentó una intimación judicial  para abandonar el lugar, violando la normativa vigente que impide desalojar inmuebles reconocidos por el ReNaBap.

Estas personas conviven en una instalación que fue deshabitada hace ya muchos años por un grupo empresarial que ahora, luego de mantener la fábrica abandonada y sin poner a funcionar, pretende recuperarla echando a la calle a familias sin techo, en medio de un cuadro social catastrófico que atraviesa el país y donde la crisis habitacional es una de sus peores aristas. Para peor aún, en este lugar funciona un comedor popular que le da de comer a más de 100 familias del barrio que también padecen en el día a día la situación generalizada de miseria.

Esta orden de desalojo se emite contra familias que habitan un municipio que es un reinado de la especulación inmobiliaria y, valga la redundancia, la crisis habitacional; donde conviven ejemplos aberrantes como Villa Inflamable, asentamiento donde el propio ejecutivo local incumple desde hace 14 años una orden judicial para reubicar a vecinos que viven en condiciones terriblemente insalubres.

Son responsables por esta situación el gobernador Axel Kicillof, el ministro de Vivienda y exintendente del distrito, Jorge Ferraresi, y su delfín y hoy intendente, Alejo Chornobroff. Son responsables también por la integridad física y el resguardo del derecho a la vivienda de estas 50 familias, que cuentan cada una con el Certificado de Vivienda Familiar del ReNaBap emitido por autoridades nacionales.

¡Abajo el desalojo! Tierra y vivienda para las familias trabajadoras, no para los especuladores.