18/03/2010 | 1120

Balneario Ñandubayzal: otro episodio de contaminación

Afectó a más de cien bañistas

Una vez más, los habitantes del radio de influencia de la pastera Botnia se vieron afectados por sus emisiones. En esta ocasión, ciento quince personas sufrieron una afección en la piel, lo que motivó el cierre del balneario.

El mismo 25 de febrero, los asambleístas ingresaron indignados al edificio municipal y lo ocuparon durante media hora. Como consecuencia, el intendente reaccionó entregando la renuncia del cuestionado secretario de Salud.

Desde fines del año 2007 se vienen sucediendo episodios de contaminación. Los primeros afectados fueron niños de una escuela de Fray Bentos. Posteriormente, hubo accidentes internos que terminaron con la vida de trabajadores. El 26 de enero de 2009 se produjo en Gualeguaychú la primera intoxicación respiratoria masiva por causa de las emisiones de gases de la pastera. Siguió a ese evento una mancha en el río Uruguay que está asociada al emisario subfluvial donde la pastera descarga sus efluentes. Esta situación persiste con distintas variantes de color y tamaño. Las algas que forman parte de esta gran mancha, que se aprecia a simple vista en el río, se alimentan de los nutrientes (nitrógeno, fósforo) que emite la pastera. Las algas, algunas tóxicas, forman parte de la mancha que comenzó a visualizarte en febrero del año pasado.

La resistencia del pueblo de Gualeguaychú -expresada en el corte del puente internacional San Martín, marchas de 100.000 personas a la cabecera fronteriza y manifestaciones en la costanera de Gualeguaychú- ha hecho retroceder la instalación de nuevos proyectos y enfrenta los abusos de la pastera que han sido amparados por los sucesivos gobiernos.

En esta nota

También te puede interesar: