30/09/2020

Caso Próvolo: los sobrevivientes ganaron en la Corte

Como triunfo de la lucha de sobrevivientes y familiares, contra la Iglesia católica.

La Suprema Corte de justicia de Mendoza ratificó la condena histórica dictada el 25 de noviembre pasado contra los curas Horacio Corbacho y el octogenario cura Nicola Corradi, con 45 y 42 años de prisión respectivamente por violar y abusar de menores hipoacúsicos, entre otros delitos gravísimos. También fue confirmada la condena a 18 años de prisión para el jardinero de la institución Armando Ramón Gómez. Aún queda la sentencia para las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez, en su rol de facilitadoras y entregadoras de los menores.

Con este fallo se confirma el triunfo de una lucha incansable de los sobrevivientes y familiares, nada más y nada menos que contra la Iglesia Católica, con las condenas más altas en la historia contra miembros eclesiásticos. Esto seguramente será un impulso a la infinidad de casos que recorren el mundo.

Lo novedoso en ésta extensa ratificación de condena es que el tribunal -compuesto por el presidente de la Corte Dalmiro Garay, el ministro Pedro Llorente y la jueza de cámara Alejandra Orbelli-incluyeron la “perspectiva de género” ante uno de los hechos concretos argumentando: “revistiendo la víctima la condición de mujer, se impone el deber jurídico de juzgar con perspectiva de género. En este entendimiento, y a fin de tener una mayor comprensión de esta problemática, debemos analizar el tema a partir de dos premisas fundamentales: primero, la violencia sexual contra niños, niñas y mujeres es una de las manifestaciones más claras de una cultura patriarcal que fomenta el control del cuerpo y la sexualidad de las mujeres; y segundo, que los patrones de discriminación estructural que padecen en particular las mujeres proveen el escenario donde se reproduce y fomenta la violencia sexual. Por lo tanto, para brindar una solución justa para el caso sub examine debemos imprimir en su análisis una lectura que tome en cuenta la minoría de edad de las víctimas, su hipoacusia y la perspectiva de género».

Esto es un claro intento de la Corte mendocina de recomponer su deteriorada imagen ante la sociedad luego de los fuertes cuestionamientos al ingreso de la nueva ministra María Teresa Day, una declarada enemiga del reclamo por aborto legal y miembro del opus dei tal como denunciamos en su momento desde las páginas de Prensa Obrera.

Vamos a seguir acompañando la lucha en el caso Próvolo por todas las condenas y sobre todo vamos por la separación de las Iglesias del Estado.

 

También te puede interesar:

Es necesario ganar las calles para conquistar la IVE.
El gobierno cedió y dio marcha atrás a la disposición que impedía las ceremonias religiosas.
Vamos por salarios y condiciones de trabajo dignas a los obreros rurales
La marea verde debe volver a ganar las calles para que sea ley.