02/07/2020

Edenor con subsidios millonarios, barrios de Merlo sin luz

Samoré, Barrio Nuevo, Santa Isabel, Loma Grande, son algunos barrios de Merlo de bajos recursos que estos últimos días han empezado a sufrir recurrentes cortes de electricidad o baja tensión. En Samoré denuncian que desde ayer tampoco tienen agua. Es consecuencia de la falta de electricidad porque las bombas que propulsan el agua corriente para llenar los tanques son eléctricas.


Edenor debía $21.189 millones por sanciones por cortes y la mala calidad del servicio, pero no pagó nada porque el año pasado fue condonado por el gobierno. Este año, con la excusa de la cuarentena y la postergación de los pagos de la factura, el Estado (Cammesa) duplicó en abril los subsidios a las empresas eléctricas ($35.000 millones). Sumado a esto, se habilitaron frondosos tarifazos hace pocos meses.


¡Administrar empresas energéticas es un negoción! El dueño de Edenor, de apellido Mindlin, lo sabe muy bien. Sin necesidad de invertir una moneda en mejoras al servicio, con millonarios subsidios del Estado, condonaciones y tarifazos, fue concentrando la producción y comercialización de energía con la compra de empresas por doquier. Lo último fue Pampa Energía (luego de hacerse de Petrobras). Las voces oficiales lo critican por haber sido beneficiado con tarifazos en la época de Macri, pero se hizo cargo de Edenor en el 2005 y, hace una semana, Alberto Fernández lo elogió en Marcos Paz, en la inauguración de una central termoeléctrica. Según Fernández, estos son los empresarios que quiere la Argentina (en oposición a Vicentin). Mindlin no es amigo de Macri, es amigo del poder. Es un empresario preservado por todos los gobiernos capitalistas. Mientras, al Barrio Samoré no lo preserva nadie.


Los cortes de servicio en el marco de una cuarentena obligatoria son inaceptables. Algunos trabajadores están realizando “home office” para lo cual la electricidad es imprescindible. Sin electricidad no hay bombas de agua y sin agua las familias no pueden higienizarse para evitar los contagios. El stock de mercadería que algunos pocos trabajadores han podido comprar, sin la refrigeración necesaria se echa a perder.


Los vecinos de las barriadas no pueden esperar más. Ya tienen discutido cortes de la Ruta 200 y la Ruta 1003 si sus reclamos no son escuchados. Exigen un suministro eléctrico y de agua (Aysa también es responsable) adecuado; resarcimiento económico que contemple las pérdidas por jornada laboral, mercadería o electrodomésticos quemados. Además, suministro de agua potable por parte de Aysa y el Municipio de Merlo.


Es importante ver que sin un control popular sobre las empresas, van a seguir enriqueciéndose toda la vida a costa de los trabajadores. Hay que abrir los libros de las empresas energéticas y nacionalizarlas bajo control de los vecinos y los trabajadores.



 

En esta nota

También te puede interesar:

Fue elaborado junto a los trabajadores del sanatorio.
Facundo está desaparecido hace 107 días. Fue la Bonaerense.
Se trata de cientos de familias que protagonizan una ocupación de tierras en el distrito.
Es necesario profundizar la lucha y la organización por todos los reclamos
El cúmulo de pruebas y el accionar de la Justicia coloca la responsabilidad en el Estado.