05/11/2021

La pobreza estructural en San Juan

La lucha por un trabajo digno y vivienda.

Las "barriadas populares" de San Juan

Mariela Elizabeth Casivar, delegada del Polo Obrero del Departamento Rawson en San Juan, dialogó con Prensa Obrera haciendo una aparte en medio de la Jornada Nacional de Lucha Piquetera, el 14 de octubre, en que se movilizaron las asambleas del Polo en todo el País.

Mariela es contundente cuando le preguntamos el porqué del reclamo, afirma que es por trabajo genuino, vivienda digna, alimento para los comedores y merenderos, conectividad para los pibes y pibas.

Agrega que en la provincia ve todo mal, para atrás, que cree que tenemos un gobierno ausente, que se hacen los que no ven la carestía de la gente, de los compañeros, que realmente están necesitados de vivienda y de trabajo que es lo más importante.

María Isabel Casivar

También dice que hoy por hoy cree, que el compañero, si se suma a esta manifestación, o sale a pedir ayuda, lo hace por vivienda, alimentos y laburo y que piensa que el gobernador Uñac está haciendo oídos sordos a las necesidades de la gente más vulnerable.

 

Sin ningún tipo de respuestas, el día 2 de noviembre, el Polo Obrero volvió a la lucha callejera: “Necesitamos que el gobernador nos dé una respuesta política a nuestro problema” informó Christian Casivar, dirigente del Polo Obrero a San Juan Digital (2/11).

Christian también comenta al mismo medio que a la marcha la mayoría asiste para reclamar trabajo genuino, además la gente que está sufriendo el problema del agua en los Departamentos y cierra que frente a un partido de la selección argentina que se realizará en San Juan en unos días, antes habría que buscar soluciones a la necesidad de las personas.

Nada más legítimo que el reclamo de los compañeros y compañeras del Polo.

Porque en San Juan, el total de familias estimadas que viven en barrios populares es de 2.608, según lo informa, el 30/7/21, la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU), dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Estos “barrios populares” fueron relevados en el Área Metropolitana del Gran San Juan y zonas periurbanas, excluyendo, a excepción de Caucete, a los departamentos alejados, donde es de esperar mayor precariedad y pobreza.

Las estadísticas de estos organismos gubernamentales llaman barrios populares a “los barrios de emergencia, barrios precarios en cuanto a infraestructura, calidad de vida y recursos económicos de sus habitantes. También se hace referencia a los barrios donde más de la mitad de la población no es propietaria del suelo que habita, o no tiene acceso a alguno de los servicios básicos (agua corriente, energía eléctrica, cloacas, red de gas o servicio de internet).

Son barrios creados desde la década de 1950 a la década del 2000. Ningún gobierno les dio soluciones y se cansaron de esperar.

Los mismos números del SISU son concluyentes cuando hablan de que el 72 % de las familias que viven en estos barrios tiene una conexión irregular a la red de agua potable pública, solamente el 7 % una conexión regular y el 21 % consume agua de camión cisterna del Municipio, canilla comunitaria dentro del barrio, vertiente, arroyo, río o canal o bomba de agua de pozo comunitario.

En el servicio de cloacas, solo el 1 % de las familias tiene conexión, aunque irregular, a cloacas; el resto se divide entre 88% con desagüe a pozo negro, ciego u hoyo y 1 % con desagüe a intemperie o cuerpo de agua.

En el servicio eléctrico, la estadística algo mejora: el 72 % de las familias tiene conexión formal a la electricidad y el 18 % conexión irregular.

En cuanto a la red de gas, la SISU no levanta datos, aunque la realidad demuestra que en un alto porcentaje en estos hogares no hay red de gas y se abastecen con garrafas.

Cuando el gobierno habla que los movimientos sociales viven de los planes, nuevamente las estadísticas lo desmienten: al 30 de julio de este año, según la misma fuente, un 10 % se encuentra trabajando en blanco, y del resto de los trabajadores, o son jubilados y pensionados (10%); o están en negro, y/o precarizados, y/o trabajan en el hogar sin sueldo (63 %); o estudian, o buscan trabajo o fueron desalentados por el sistema en la búsqueda de trabajo genuino en el mercado laboral (17%).

Además, el 38 % de las familias vulnerables no recibe la Asignación Universal por Hijo (AUH), familias que en su mayoría están a cargo de mujeres jefas de hogar.

Desde el Frente de Izquierda-Unidad luchamos porque el ajuste no lo paguen los trabajadores.

Por vivienda digna y trabajo genuino.

No al pago de la deuda al FMI.

El 14, acompañanos con tu voto para sumar la voz de los trabajadores al Congreso, por un gobierno obrero y socialista.

También te puede interesar:

En conferencia de prensa se anunciará la primera gran jornada de movilizaciones y cortes.
En ella se pretendía tratar el Proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria y el manejo del Parque Aguiar.
Las organizaciones piqueteras reclaman por trabajo genuino y aguinaldo completo.