14/10/2020

Moreno: la lucha de La Bibiana arrancó terrenos para las familias

Luego de un largo proceso de meses, los vecinos serán reubicados en tierras para que puedan construir allí.

El asentamiento La Bibiana II, en Ruta 23, casi Catonas, del distrito bonaerense de Moreno, cumplió un año en octubre. Hubo desalojos parciales, amedrentamiento y amenazas con causas penales. Pero los vecinos resistieron durante todos estos meses y obtuvieron una primera victoria: la asignación de unos nuevos terrenos para que puedan construir.

El pasado martes 13 el municipio colocó carpas para hacer firmar a los vecinos un retito pacífico del predio a cambio de una relocalización en otros terrenos fiscales, cuando al principio sólo ofrecían un subsidio para cubrir seis meses de alquiler. Este miércoles desplegaron un fuerte operativo con 100 efectivos policiales y una decena de funcionarios municipales, mas una veintena de militantes del Movimiento Evita, todo para apurar a los vecinos a firmar y despejar la zona.

Con el conflicto de la toma de Guernica en todos los medios de comunicación, la intendenta de Moreno Mariel Fernández retomó el intento de desalojar La Bibiana II. Mariel había manifestado previamente -como Grabois- que el problema habitacional es un problema social a resolver. Sin embargo, cuando el gobernado Axel Kicillof y el presidente Alberto Fernández impulsaron a fondo la orientación de los desalojos violentos, Mariel Fernández también cambió el discurso: ahora los “usurpadores” estaban cometiendo un delito y los vecinos fueron colocados en la ilegalidad.

Volvieron los rumores de desalojo, de causas penales, volvieron los aprietes municipales y la asamblea de vecinos se vio infiltrada por sectores del Evita y del PJ que se encargaron de generar confusión, división y desorganización.

A pesar de esto, los vecinos se organizaron y llevaron adelante un plan de lucha. Cortaron la Ruta 23 en varias ocasiones. Movilizaron al municipio, donde arrancaron una mesa de negociación. Salieron en medios de comunicación regionales. En suma, colocaron el conflicto en la superficie, mientras el Estado municipal lo escondía debajo de la alfombra. Además, se hicieron presentes en el preencuentro por el derecho a la tierra y la vivienda en Guernica, de donde sacaron conclusiones políticas importantes.

La mayoría de los vecinos obtienen un terreno en Los Hornos o Manantiales, una vez instalados, los funcionarios municipales se comprometen a «poner los papeles en regla». En este sentido, es importante que en donde sean relocalizados se mantenga la organización asamblearia que se logró en La Bibiana para exigir la concreción real de la adjudicación por loteo a cada uno de los ocupantes.

La organización, la lucha, la resistencia de un año entero, la solidaridad y las enseñanzas de Guernica, han sido las claves para arrancarle al gobierno de Mariel Fernández el ninguneado derecho a la tierra. Ahora vamos por consolidarlo.

También te puede interesar:

Una de cada tres familias no es propietaria de su vivienda.
El subsecretario de Seguridad Álvarez Porte calificó de “delincuentes” a quienes ocupan tierras. Los gobiernos de todo signo atacan a quienes enfrentan las consecuencias de sus políticas.
El conflicto ya suma dos meses de lock out patronal.
Los subsidios solo alcanzarían a una ínfima porción del déficit habitacional.
Mediante la lucha se lograron 60 reincorporaciones. Seguimos luchando, ¡todxs adentro!