15/10/2021

Un niño en Ciudad Evita muere electrocutado por no tener acceso al agua corriente

Una tragedia evitable, que expresa toda la crudeza de la crisis social y la desidia del Estado.

En la noche de este lunes 11, en el barrio 28 de Octubre, de Ciudad Evita, tuvo lugar una muerte estremecedora. De esas que paralizan. Un niño de tan solo seis años perdió la vida por no tener su familia acceso al agua corriente. Se trata de una muerte cuya entera responsabilidad es, por tanto, de un Estado que mantiene en la desolación a millones de personas en el país, que viven en situaciones de absoluta precariedad y padecen la falta de acceso a servicios básicos.

La familia estaba sentándose a la mesa para cenar, terminando el fin de semana largo. El niño, cuya identidad se mantendrá reservada, preparaba con su papá la cena, mientras su mamá le lavaba las manos a sus hermanos más chicos. Luego, le pidió lo mismo a él, por lo que el infante fue a buscar agua a dos tachos en los que la familia la recolecta, ya que no tienen acceso al agua corriente en la precaria casa donde conviven hace un año. Como ya los mismos no tenían más agua, quiso lavarse las manos con un poco que había quedado acumulada en el lavarropas; recibiendo así una feroz descarga eléctrica que lo expulsó incluso fuera de la casa.

Una vecina intentó asistirlo, un vecino intentó acercarlo al hospital; pero fue tarde. El niño perdió la vida por un acontecimiento que se hubiera podido evitar, pero que retrata las condiciones de vida de enormes capas de la población en el país. Según un informe del Indec, son más de tres millones y medio de personas que no tienen acceso al agua potable. De hecho, el informe “Nuevos retrocesos en las oportunidades de desarrollo de la infancia y adolescencia”, del Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA), postula que el 42% de los niños y adolescentes del país no cuentan con un correcto saneamiento en sus hogares, a la par en que un 23,7% de ellos viven en viviendas defectuosas y un 22,1% en estado de hacinamiento.

En el barrio 28 de Octubre, por ejemplo, viven aproximadamente 150 familias. Nada más una cuadra tiene un acceso pertinente a la electricidad. El resto tuvieron que armar conexiones clandestinas por no tener acceso al servicio; otra bomba de tiempo. Ninguna de estas familias tiene cloacas o acceso a la red de agua. Los vecinos señalan que hace tres años al menos vienen reclamando por las vías institucionales, pero nunca tuvieron respuesta; ni del ejecutivo municipal de Magario o de Espinoza, ni tampoco del provincial de Vidal y después de Kicillof. Son las postales de una pauperización social que se agudiza todos los días con el peso del ajuste de los gobiernos sobre los trabajadores y las mayorías populares.

Este triste capítulo demuestra la urgencia de emprender un verdadero y masivo plan de obras públicas. Hace falta la urbanización de miles de asentamientos y barriadas populares, la extensión de redes hídricas y de cloacas, de asfaltado y una larga lista de ejemplos que se desprenden del tenor del derrumbe social. A su turno, esto podría crear miles de nuevos puestos de trabajo genuino, ante un cuadro de extrema pobreza que se grafica incluso en propios casos como este.

Es el planteo que defendemos desde el Frente de Izquierda – Unidad, en contraposición a los gobiernos que no solo son agentes de la especulación inmobiliaria, que empuja a los trabajadores fuera de sus viviendas a villas miseria y asentamientos precarios; sino que, a su vez, lucran con la obra pública «de maquillaje» para facturar sobreprecios con las contratistas, mientras precarizan a los trabajadores de la construcción que participan de ellas. Algo que se acentuará con la puesta en marcha de la conversión de los programas en trabajo ultraprecarizado.

También te puede interesar:

Mientras tanto, las escuelas son asistidas por camiones cisternas.
Están convocados cortes en la ruta 38 y una campaña de difusión.
El intendente Rojas se “lava las manos”.
El pasaje pasa a $36 desde enero y a $40 desde el 1 de julio.
Más un “cargo especial” del 10%.