fbnoscript
27 de junio de 2017

Unsam: convocan asamblea universitaria en vacaciones de invierno

El rectorado de la Universidad Nacional de San Martín convoca a realizar la Asamblea Universitaria, con el fin de votar rector y vicerrector, para el 12 de julio.
 
Esta asamblea, en la que participan el Consejo Superior y los Departamentos de Escuela, tiene características antidemocráticas por donde se la mire: mientras que los estudiantes son clara minoría, la mayoría de docentes (por ser contratados) no tienen representación.
 
La fecha elegida, en el medio del receso invernal, pone de manifiesto que sesionará de espaldas a la comunidad educativa. Se busca dejar de lado cualquier debate sobre qué tipo de gobierno universitario queremos, así como el programa que necesitamos para transformar nuestra universidad, que año tras año deja afuera a centenares de estudiantes –como ocurrió este año con la carrera de Psicopedagogía.
 
El cuadro actual
 
En la Unsam, una franja muy pequeña de estudiantes pueden finalizar su carrera: las correlatividades, los finales obligatorios y, principalmente, la extremadamente escasa oferta horaria hace que el número de deserción sea cada vez más alto. La escasa oferta horaria resulta expulsiva para los estudiantes que trabajan –en el caso de varias carreras, como Ciencia y Tecnología, los turnos de cursada alternan entre los prácticos y el teórico, volviendo imposible acomodar los horarios con el trabajo.
 
La mitad de los docentes se encuentran precarizados o trabajan ad honorem, mientras que las camarillas universitarias se llenan los bolsillos con jugosos salarios que cuadriplican el salario de los trabajadores de la universidad.
 
Carlos Ruta, el actual rector kirchnerista, se integró en los hechos a la política del ministro de educación Esteban Bullrich. A cambio de prebendas, Ruta suscribió a la universidad al nuevo sistema de reconocimiento académico impulsado por el gobierno, basado en la privatización de las universidades públicas, en el recorte de los contenidos de grado y en el negocio de posgrados arancelados –parte de una ofensiva por devaluar la calificación de la mano de obra y flexibilizando aún más a la juventud trabajadora, en beneficio de los capitalistas, que en universidades como la de Luján ha sido enfrentada por un importante movimiento de lucha.
 
Rechacemos el ajuste
 
En la votación de la Asamblea universitaria, el rectorado pretende convalidar esta hoja de ruta basada en el ajuste.
 
Lo demuestra el “Documento para la discusión programática 2018-2022”, firmado por los dos candidatos a rector, donde se plantea una clara reforma del estatuto universitario y una reorientación de los recursos institucionales. Cualquiera sea el candidato electo en la Asamblea, llevará adelante este programa, en un claro avance hacia la privatización de nuestra educación.
 
Por estos motivos la Asamblea se realizará durante el receso escolar, para evitar cualquier confrontación con los estudiantes y trabajadores universitarios.
 
Los estudiantes debemos intervenir activamente en este proceso.
 
En primer lugar, debemos plantear que la Unsam no suscribe a ningún sistema de reconocimiento académico, ya que la comunidad no ha sido informada. Queremos una instancia democrática donde decidir qué hacer con nuestra universidad.
 
En segundo lugar, desconocemos la asamblea universitaria trucha. Planteamos que se convoque a una verdadera asamblea democrática donde el conjunto de la comunidad educativa pueda participar de las discusiones.
 
Planteamos en definitiva el rechazo al ajuste de Macri-Ruta, al que le oponemos un programa de defensa de la universidad sobre la base de la independencia política del gobierno de turno y el rectorado, y por la democratización de la Unsam.
 
Desde La Caldera Unsam (UJS-PO + independientes), en la conducción del Centro de Humanidades y la vocalía del Centro de Política y Gobierno, intervenimos en esta dirección.

En esta nota:

Compartir

Comentarios