fbnoscript
15 de junio de 2018

Las y los jóvenes protagonizamos un nuevo 1918 por el aborto legal

Declaración de la Mesa Nacional de la UJS a 100 años de la Reforma Universitaria.

Mesa Nacional de la UJS

El 15 de junio de 1918 los estudiantes de la Universidad de Córdoba irrumpieron en la Asamblea Universitaria contra la consagración de un rector de la oligarquía clerical y proclamaron su “sagrado derecho a la insurrección”. Se iniciaba así la Reforma Universitaria que movilizó a los estudiantes de  toda América Latina, en unidad con los trabajadores, y planteó una lucha contra el atraso, el oscurantismo y la sujeción imperialista.

100 años después la juventud argentina, con las mujeres al frente, acaba de arrancarle al Estado una victoria descomunal: la media sanción del aborto legal, seguro y gratuito. En los colegios y facultades se vive un nuevo 1918 por todos los derechos de las mujeres. La presión de la Iglesia, que cotizó ante el gobierno y la burguesía su papel de contención social en un cuadro de ajuste feroz, sucumbió ante la movilización de un millón de personas. Las asambleas, vigilias y tomas pusieron en práctica los métodos históricos de la Reforma y anticiparon el resultado en el Congreso.
El acuerdo Macri-FMI amenaza a la universidad pública

El triunfo del derecho al aborto, conquistado con los métodos de la movilización popular, tiene un valor excepcional a la luz del cuadro más general de crisis y ajuste que envuelve a nuestro país. La devaluación, los tarifazos y el veloz deterioro de nuestros salarios son solo las primeras consecuencias del nefasto acuerdo que el gobierno de Macri tramita con el FMI. A 100 años de la Reforma, la universidad pública está en la mira.

En estos días, los rectores de América Latina se reunieron en la ciudad de Córdoba para darle su aval a la contrarreforma universitaria diseñada por el Banco Santander y la OCDE. Los dichos de Vidal no fueron un exabrupto: la resolución 1254 que recorta las actividades reservadas y el techo de 15% a los docentes delinean un plan de guerra contra la universidad. 

Los arranques mediáticos sobre la tasa de graduación no apuntan a superar el carácter expulsivo de la universidad, sino a desmantelar la educación científica y universal, reemplazándola por la enseñanza de técnicas y “habilidades blandas”. Es el programa que reclama el capital financiero y que tomaron en sus manos el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro y el Consejo Interuniversitario Nacional. El presidente del CIN y anfitrión de la conferencia de rectores de Córdoba, Hugo Juri, acaba de plantear la creación masiva de títulos de dos años. 

Universidades “low cost”, convergencia público-privada, carreras cortas y posgrados pagos. Ese es el “homenaje” de Macri y los rectores a la Reforma. La tutela sobre la universidad que hace 100 años operaba la Iglesia, hoy pretenden ejercerla los grandes bancos y sus gobiernos. 

Con la fuerza de las mujeres, la juventud y los trabajadores podemos derrotarlos

La Unión de Juventudes por el Socialismo, como presidencia de la Federación Universitaria de Buenos Aires, se movilizó a Córdoba en rechazo a esta política y convoca a los estudiantes de todo el país a organizarnos para defender la universidad pública, científica y gratuita. 

El verdadero homenaje a la Reforma es el que miles y miles de mujeres y jóvenes protagonizamos el 13 y 14J. Un siglo después de que los reformistas proclamaron “romper la última cadena que nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica”, esa cadena fue quebrada por la enorme rebelión de los pañuelos verdes que hoy visten a la juventud.

El triunfo en Diputados abre una nueva situación: si pudimos avanzar con el derecho al aborto, podemos defender la educación pública y todas nuestras reivindicaciones amenazadas. El gran paso de esta semana debe ser solo el primero: la implementación efectiva de educación sexual laica y científica en todo el país plantea también una lucha a fondo contra el clero y sus vínculos con los gobiernos provinciales. 

Para llevar hasta el final estas peleas debemos superar los límites de la Reforma. Esto significa vincular la energía de las mujeres y la juventud a un programa de transformación social dirigido por la clase obrera. Un primer paso es unirnos a los trabajadores que luchan por recuperar sus sindicatos de manos de la burocracia, que se reunirán en un Plenario Nacional de Trabajadores el 23 de junio en Lanús. La unidad obrero-estudiantil hizo triunfar a la Reforma en 1918 y al Cordobazo que, 50 años más tarde, tiró abajo a la dictadura de Onganía. Hoy, es la llave para abrir paso a nuestros reclamos y derrotar los planes ajustadores de Macri y el FMI.

La UJS llama a la juventud a organizarse en cada lugar de trabajo y de estudio con esta perspectiva. Con los métodos de 1918 podemos conquistar la sanción en el Senado y hacer que el derecho al aborto sea ley. Pongamos en pie nuestros centros de estudiantes y federaciones para derrotar la contrarreforma laboral y educativa. A 100 años de 1918 la ofensiva contra la universidad y la juventud da cuenta de un régimen social que agotó sus posibilidades históricas. Unamos nuestra lucha a la de la clase obrera para que la superación de la Reforma abra paso a una Revolución Universitaria, asociada a un gobierno de trabajadores y al socialismo. 

Mesa Nacional de la Unión de Juventudes por el Socialismo 
15 de junio de 2018

Compartir

Comentarios