fbnoscript
11 de julio de 2018

En la Universidad Nacional de Quilmes, asamblea interclaustro resuelve el no inicio del segundo cuatrimestre

Adhirió al plenario del sindicalismo clasista y combativo y sus resoluciones.
Por Joaco
UJS Quilmes

Impulsada por las gremiales docentes, no docentes y estudiantiles, el 10 de julio se desarrolló una nutrida asamblea en la Universidad de Quilmes (UNQ) que resolvió el no inicio de clases el segundo cuatrimestre y una agenda de acciones para hacer activo el paro.

En el hall de la UNQ se expresó el rechazo a las medidas de ajuste del gobierno nacional contra la universidad pública, respaldadas por la oposición patronal –en la universidad, el rector Alejandro Villar acató sin chistar un ya recortado presupuesto para el corriente ciclo lectivo. Las distintas intervenciones hicieron eje en la necesidad de la unidad obrero-estudiantil para defender la educación pública y hacer efectivo el no inicio del segundo cuatrimestre, en defensa de los salarios docentes -lo que incluye la no realización de las inscripciones, que son de carácter presencial.

Desde la UJS-Partido Obrero, como co-conducción del Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales, Economía y Administración (Cecsea), defendimos la unidad de los obreros y estudiantes para defender tanto la educación pública como las reivindicaciones del conjunto del movimiento obrero. Es por esto que sostuvimos que es necesario rechazar y derrotar el acuerdo con el FMI, apoyado por todos los presuntos opositores en el Congreso -que ya se encuentran negociando el Presupuesto 2019 dictado por el organismo, que incluye un fuerte ataque al presupuesto universitario.
En ese sentido, defendimos como perspectiva el método de lucha de los docentes de Chubut - enfrentando una fuerte represión del gobierno provincial- y de los docentes neuquinos -que luego de una huelga por tiempo indeterminado conquistaron la indexación trimestral del salario, quebrando así el techo paritario que se le quiere imponer al conjunto de los trabajadores.

La asamblea votó al adhesión al Plenario del Sindicalismo clasista y combativo, que ha conformado una mesa nacional estable y votado distintas iniciativas -como la movilización del jueves 12 de Congreso a Plaza de Mayo, con el planteo estratégico de un paro nacional activo de 36 horas y un plan de lucha para derrotar el plan de guerra de Macri, los gobernadores y el FMI.

Defendamos el salario docente y la educación pública garantizando un paro total de todas las tareas, incluida la inscripción. Este es el camino a seguir: el de las asambleas, la huelga y la coordinación obrero-estudiantil.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios