fbnoscript
31 de julio de 2018

Bachiller universitario en la UNC: otro paso de la reforma educativa reaccionaria

Por Corresponsal
UJS Córdoba

El Consejo Superior de la UNC restableció el “Bachiller Universitario”, un título intermedio que tiene como función acreditar una parte de la carrera –aunque no habilita el ejercicio profesional–, en cinco áreas: ciencias básicas, ciencias aplicadas, ciencias sociales, ciencias humanas y ciencias de la salud; con orientación en cada una de las carreras de grado. Para obtener el título intermedio es necesario tener aprobadas el 50% de las materias de la carrera y además cursos (módulos) de informática e idiomas.

El oficialismo salió a defender que se trata de una herramienta para la inserción laboral para aquellos que no puedan finalizar la carrera completa. Es propuesto como una salida ante el abandono masivo de las carreras. El propio rector Juri afirmó “La mayoría de las profesiones necesitamos reconvertirlas mediante las herramientas que vamos a tener. No es que se acortan las carreras, sino que en las carreras se darán más de un título”.

La “solución” de Juri, Yanzi y Franja Morada es totalmente contraria al problema que dicen resolver. Según estadísticas hay un 70% de deserción estudiantil en la UNC. Ese abandono tiene causas concretas, que son impuestas por el sistema educativo que regentean estos personajes al servicio de los capitalistas, impulsando la privatización de la universidad. A la par de ello, hay que decir que el grueso de la población sufre la crisis económica que le imposibilita trabajar y estudiar.

Con cupos y cursos de ingresos restrictivos; planes de estudios dictados por la Coneau, con correlatividades, materias filtros y todo tipo de limitaciones en la cursada; con la obligación de asistir a clases; con aulas hacinadas de estudiantes; con la falta de profesores o la extendida precarización laboral; es evidente que estamos ante un sistema que expulsa estudiantes. Todas esas restricciones no existen en la universidad privada. Si a ello agregamos que seis de cada diez trabajadores perciben ingresos inferiores a la línea de pobreza (y sigue creciendo) y hay un 40% de trabajadores en negro; concluimos que obtener un título profesional se vuelve una quimera.

Lejos de preservar los derechos a estudiar y a trabajar, Juri y Yanzi Ferreira continúan con la reforma reaccionaria de Macri y el PJ. Hace tiempo, Juri anunció que su objetivo es establecer un ciclo general de dos años para todas las carreras, seguida de una pequeña especialización semigeneral y luego el posgrado pago. El título de bachiller universitario es un paso más del camino que ya marcaron el “Sistema de Reconocimiento Académico de Educación Superior” acordado a fines de 2016 y el sistema de créditos universitarios, impuestos por el propio Juri en la Universidad de Córdoba. Con el bachillerato, se ataca la carrera de grado, abriéndose las puertas a los posgrados pagos y a la precarización laboral.

El macrismo universitario continúa con la reforma reaccionaria, mientras impulsa un brutal ajuste también en la universidad, con la sub-ejecución y el recorte presupuestario. No obstante la lucha de docentes y estudiantes ya ha comenzado con el conflicto sobre las incumbencias, que movilizó a miles en la UNC y las paritarias docentes donde se prepara el no inicio y una gran jornada de movilización para el próximo 6 de agosto. No es un dato menor que el mismo Juri declarara que el gobierno debía otorgar un aumento salarial “razonable”.

Están dadas todas las condiciones para marchar a un gran proceso de movilización de toda la comunidad universitaria. Llamamos al movimiento estudiantil a apoyar masivamente la lucha de los docentes y a levantar un programa que enfrente la reforma reaccionaria y el ajuste del FMI: aumento de presupuesto, defensa de la carrera de grado, gratuidad en los posgrados, abajo el cupo y los ingresos restrictivos, basta de limitacionismo en la cursada, plan de becas integrales, raciones suficientes en el comedor, no al sistema de créditos, derogación de la LES y todas las leyes antieducativas, fuera la Coneau, aumento de salarios y basta de precarización laboral, democratización de la universidad.

Para desarrollar la gran fuerza de estudiantes y docentes que derrote los planes del macrismo y del PJ, es necesario impulsar asambleas en todos los establecimientos y una interfacultades que voten un plan de lucha.

En esta nota:

Compartir

Comentarios