fbnoscript
29 de junio de 2006 | #952

El Comahue en llamas

El conflicto en la Universidad del Comahue (Unco) ha llegado a su punto de máxima tensión. Los estudiantes exigen la democratización de los órganos de gobierno y la inmediata renuncia del autoproclamado rector Daniel Boccanera. Este personaje fue el principal impulsor de la acreditación de la carrera de Ingeniería en la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) en el año 2004, cuando era decano, y esto fue lo que provocó la gran toma ininterrumpida durante un mes en toda la Unco, pues acreditar la carrera ante la Coneau implicaba aceptar la aplicación de la Ley de Educación Superior.
 
Actualmente se encuentra tomado todo el asentamiento de la Unco en Neuquén, más la Facultad de Ciencias de la Educación, en Cipolletti, y el Decanato de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, en General Roca.
 
Daniel Boccanera ha sido apoyado por todo el arco de los partidos patronales del Alto Valle (Horacio Quiroga, intendente de Neuquén Capital; Felipe Sapag, precandidato del MPN; Daniel Sartor, UCR rionegrino; Alberto Weretilneck, intendente de Cipolletti; Jesús Escobar, de Libres del Sur) y avalado por un fallo de la Justicia federal. El empeño de toda la burguesía en mantener a este rector sólo se interpreta si entendemos cuáles son sus intenciones: reorganizar a la Universidad en términos mercantilistas y privatistas.
 
La Cepa (actual conducción del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales), del PCR, sin embargo, repudió “la toma compulsiva de toda la Unco” (diario Rio Negro, 23/6).
 
La lucha estudiantil se encuentra en su punto máximo, con el Comahue tomado, movilizado y luchando.
 
Por eso:
 
· Fuera Boccanera y las camarillas ajustistas de la Unco.
 
· ¡Democratización de los órganos de gobierno ya!
 
· Por una nueva Reforma Universitaria.
 
La crisis de la universidad pública la resolvemos los trabajadores en términos socialistas o la resuelven los capitalistas en función de su liquidación por la vía privatista.

Compartir

Comentarios