fbnoscript
19 de agosto de 2018

Crece la huelga en la Universidad de Córdoba

Vamos por una movilización independiente del gobierno y el rectorado.
Por Cintia Frencia Frente Docente en Lucha

Finalizada la segunda semana de paro, el proceso de movilización se masifica en toda la comunidad educativa de la Universidad de Córdoba. En menos de tres días se desarrollaron asambleas docentes en al menos 13 de las 17 unidades académicas, se replicaron asambleas estudiantiles en varias facultades, y se pusieron de pie asambleas interclaustros en Artes, Filo, Psico, Médicas e Ingeniería; que se suman a la asamblea interdependencia de los no docentes. Desde el martes, los estudiantes de Artes sostienen la toma del pabellón Cepia, en apoyo a la huelga docente y contra la reforma educativa de Juri, dando continuidad a la fuerte movilización que congregó más de 5.000 docentes, estudiantes y no docentes frente al Rectorado el pasado 6 de agosto.

Mandatos de clases públicas y ocupación resuenan en facultades como Comunicación, Psicología y Filosofía, mientras se prepara una Asamblea General Universitaria para el próximo martes 21 de agosto, en el centro de la ciudad. De esta forma, la comunidad educativa cordobesa le responde a la provocación del gobierno nacional, quién ha rebajado la oferta salarial del 15% a un 10,8%, sin cláusula gatillo, ni indexación, -aun cuando el mismo Macri reconoció que la inflación proyectada superará el 30%.

Esa tendencia a la lucha se expreso en la propia asamblea general de afiliados de ADIUC del 15 de agosto pasado. Con una participación de más de 250 asistentes se resolvió sostener el reclamo del 30% de aumento salarial, la continuidad del paro -sin actividad académica- hasta el viernes 24, y una marcha educativa para mediados de la semana entrante. La votación se resolvió en contra la conducción kirchnerista de Adiuc que siendo “orgánica” de la Conadu, había resuelto levantar la huelga desde el pasado 13 de agosto.

Estas resoluciones son producto de un proceso de organización y deliberación de la docencia, que agrupados en las asambleas por unidades académicas y asambleas interclaustro, impusieron una perspectiva de movilización. Abrazando el método histórico de los docentes preuniversitarios del Manuel Belgrano, y el camino que abren los estudiantes de Artes con la ocupación, podemos hacer crecer esta lucha. En un cuadro de ajuste generalizado, un triunfo de los docentes sienta las bases para derrotar la contra reforma educativa.

Una alianza contra la huelga

Las tendencias a la movilización y la acción directa contrastan con la política adoptada por la conducción del gremio docente. Lejos de organizar a las unidades académicas más postergadas, la conducción del ADIUC llamó a que cada facultad establezca la ‘modalidad’ del paro, un eufemismo para garantizar el dictado de clases. Esta posición fue cuestionada por propios delegados de FAMAF (facultad del Sec. Gral. de ADIUC), quienes responsabilizaron al gremio por el dictado de clases en esta unidad académica debido a la ‘falta de claridad en torno al alcance de la cobertura gremial’.

Bajo el argumento de ‘no vaciar las aulas’, la conducción de ADIUC y su brazo estudiantil ‘La Bisagra’ desorganiza el paro y atacan las medidas de acción directa, particularmente la ocupación de Artes. Así el kirchnerismo universitario se coloca en plena sintonía con la política de Juri y los decanos. A días de haber expresado un supuesto ‘apoyo’ al reclamo salarial docente, Juri salió a atacar al paro como medida de lucha.

La alianza con Franja Morada, Juri y las autoridades universitarias, promovido por la conducción de ADIUC y La Bisagra, lejos de desplegar la potencialidad de la huelga, pretende colocar a la cabeza del proceso a los ejecutores del ajuste macrista en la UNC. Las razones de Juri y Franja Morada están claras, se pretende reclamar por sus cajas y colocarse por encima del movimiento para neutralizarlo, y para que no se desarrolle un movimiento que cuestione la reforma educativa reaccionaria que ellos mismos impulsan. Por el lado del kirchnerismo, también está presente la pretensión de proteger las cajas de negociados propias, la que empalma con una política de un frente electoral “antimacri” para el 2019, con los más macristas de la universidad.

¡Podemos ganar!

El paro, acompañado con toda medida de acción directa como clases pública, asambleas y la ocupación, ha demostrado su efectividad. El camino a seguir lo marcan los trabajadores de Luz y Fuerza, que imponiendo una masiva movilización obrera y popular contra la privatización de EPEC y contra la reforma laboral, comienzan a forjar un frente único de los luchadores y el activismo sindical, dándole vida a la memorable consigna “obreros y estudiantes unidos y adelante”.

Por el triunfo del reclamo salarial y contra la reforma educativa reaccionaria, es necesario derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI, con el cual acuerdan Juri y Franja Morada. Hacia la tercera semana de paro, potenciamos las asambleas en cada unidad académica, para convocar masivamente a la Asamblea Interclaustros e Interfacultades del martes 21, e irrumpir con una enorme columna combativa de los luchadores en la movilización del 22.

En esta nota:

Compartir

Comentarios