fbnoscript
22 de agosto de 2018

Universidad de Córdoba: masiva asamblea interclaustros profundiza el plan de lucha

Por Cintia Frencia Frente Docentes en Lucha

Con una participación de más de 1.000 personas se desarrolló este martes 21 de agosto una Asamblea General Universitaria que congregó a estudiantes, docentes y no docentes. Esta instancia convocada desde la Asamblea Estudiantil de Artes, fue ratificada por asambleas docentes, asambleas estudiantiles y asambleas interclaustro en cada unidad académica.

La asamblea expresó la profundidad de la rebelión educativa que atraviesa la UNC, no solo por su masividad, sino por la claridad y firmeza en sus resoluciones. Tras el apoyo a la huelga docente por el 30% de aumento salarial, la asamblea resolvió un programa unificado de la comunidad educativa que parte de la defensa del presupuesto universitario y el rechazo a la contrarreforma universitaria de Macri y los rectores, y abarca reivindicaciones elementales del movimiento estudiantil como el rechazo al aumento del comedor y los reclamos por las becas universitarias, infraestructura, equipamiento y planta docente.

A lo largo de cinco horas de un intenso debate, se colocó la defensa de la huelga docente, de la organización asamblearia, y la extensión de la ocupación de Artes, como el camino a seguir. En este sentido se repudió el ataque al paro docente efectuado por la Franja Morada en la presidencia de la Federación Universitaria de Córdoba, y por el propio rector de la UNC Hugo Juri, quien salió a cuestionar públicamente el paro como método de lucha -a la vez que habilita la embestida judicial contra la asamblea de los docentes preuniversitarios del Manuel Belgrano. Se resolvió el apoyo incondicional a la toma de artes y al paro docente, y promover la ocupación de nuevos pabellones.

El programa fijado por la asamblea choca de lleno con la política impulsada por Juri y los decanos. Como lo señalaron los compañeros de la UJS en la asamblea, la UNC ha sido el laboratorio de la reforma macrista anti-educativa. Fue Juri a la cabeza del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) quién aprobó el recorte presupuestario de 4 mil millones para las universidades; ha sido este rectorado quién avanzó como ninguno en el sistema de créditos y la desvalorización de los títulos de grado, mediante la aprobación del bachillerato universitario y el aval al recorte en las incumbencias de los títulos.

La defensa de la universidad pública y gratuita no admite frente alguno con los ejecutores del ajuste macrista, y así fue comprendido por la mayoría de la asamblea, que rechazó la participación de Juri en la cabecera de la movilización del día 22 y resolvió poner en pie una cabecera de los luchadores que exprese la unidad docente estudiantil, con las asambleas al frente.

En un esfuerzo por sostener un frente antihuelga con Juri y La Franja Morada, la agrupación ‘La Bisagra’ impugnó a la asamblea como instancia soberana de organización, aduciendo la representación de siete centros de estudiantes que dirige. De esta forma intentaron desconocer la mayoritaria voluntad de una asamblea inédita en la UNC, que abrazó la ocupación, el paro y la movilización independiente de las autoridades como camino a seguir. En un frente común con la Franja, actuaron como bomberos de Juri, buscando restringir la lista de oradores a los representantes gremiales y un miembro por organización, y maniobrar la votación de las resoluciones, sin éxito alguno.

Párrafo aparte merece el rol de la conducción de la gremial docente Adiuc. Con una participación reducida, la decidió retirarse de la asamblea cuando, fracasada la maniobra, se resolvió por una abrumadora mayoría abrir la lista de oradores a todos los participantes. La conducción de Adiuc, que proclama la unidad con el movimiento estudiantil, le dio la espalda a centenares de estudiantes organizados en apoyo a la lucha docente. Su retirada responde a los pactos tejidos con Juri y los decanos: sin ir más lejos, fue la conducción del Adiuc la que, desconociendo el mandato de la asamblea docente, colocó al rector a la cabeza de la movilización del 22 de agosto.

El proceso abierto en la UNC se radicaliza aceleradamente. La movilización de este 22 de agosto promete ser multitudinaria. Por lo pronto, ya ha recogido la adhesión del gremio de la salud UTS y de Luz y Fuerza; incluso la propia CGT Córdoba, dirigida por el burócrata José Pihen, ha salido a apoyar la lucha universitaria. La Asamblea General Universitaria ha marcado un punto de inflexión, poniendo en pie una dirección capaz de llevar la lucha hacia la victoria, desarmando cada una de las maniobras de la burocracia docente y estudiantil, echando claridad sobre las responsabilidades políticas.

Podemos ganar. Lo demuestra el hecho de que un rector como Juri haya tenido que acomodarse ante la irrupción de la comunidad educativa. Para eso es necesario radicalizar la lucha, ir a las ocupaciones de nuevas facultades, multiplicar las asambleas docentes y las asambleas interclaustro en cada unidad académica, batallar por la continuidad del paro en la próxima asamblea general de Adiuc, y convocar masivamente a la próxima interfacultades/interclasutros el martes 28 de agosto. Con estas tareas comenzamos una fuerte campaña para movilizarnos hacia la Marcha Federal a Plaza de Mayo el 30 de agosto.
 

Compartir

Comentarios