fbnoscript
30 de agosto de 2018

Vigilia en Derecho (UBA) por la educación publica

Por Corresponsal

Este miércoles una gran asamblea en el hall de entrada de la Facultad votó realizar una vigilia de cara a la gran movilización del jueves 30 a Plaza de Mayo. Centenares de estudiantes acompañaron la medida y pasaron la noche en la facultad.

El Centro de Estudiantes, conducido por la Nuevo Derecho - Partido Socialista, sin embargo, ha sido el gran ausente. Esto no sorprende a nadie, dado que durante años han sido cómplices de las autoridades radicales de la facultad, permitiendo la privatización de espacios y contenidos y dejando de lado el principal rol que tiene que jugar un centro de estudiantes: ser un motor de organización y movilización de los estudiantes para la defensa de la educación pública y la conquista de un programa de reivindicaciones de los estudiantes.

Por otro lado, la Franja Morada busca limpiar sus responsabilidades políticas en el conflicto presentándose hacia los estudiantes como una agrupación independiente que lucha por la educación pública. No existe farsa mayor, sobre todo en Derecho, dónde las autoridades de la facultad son de la Franja Morada y tenemos a más de la mitad de los docentes sin cobrar salario. Los estudiantes no olvidan que los radicales forman parte de Cambiemos, y del régimen universitario que busca descargar un enorme ajuste sobre la educación pública.

Punto aparte merece el kirchnerismo, que juega un rol de contención de la movilización. Su política ha sido la de oponerse a las tomas, levantar la huelga hasta el 30 y marchar al Ministerio de Educación en vez de a la Plaza de Mayo, pero se ha visto desbordado por sus propias bases y por el conjunto de los estudiantes y docentes, que en las asambleas los han forzado a votar las ocupaciones y a marchar a  plaza de Mayo.

Los ataques del gobierno y los rectores al salario docente y al presupuesto educativo han despertado al gigante del movimiento estudiantil, que lleva semanas de huelga, movilizaciones, tomas y vigilias en decenas de facultades a lo largo y ancho del país.

El gobierno busca que la educación pública pague los platos de rotos del fracaso de su política económica, pero ha tomado nota de la gran rebelión universitaria, y ha reunido de urgencia a los rectores para quebrar la huelga, ofreciendo migajas. Barbieri, rector peronista de la UBA, luego de esta reunión ya declaró que la Universidad “está a disposición” del gobierno ajustador de Macri.

Con la toma de las facultades, las enormes movilizaciones y una gran marcha a plaza de mayo, los estudiantes y los docentes podemos quebrar el ajuste del gobierno y los rectores contra la educación pública.
 

Compartir

Comentarios