fbnoscript
4 de septiembre de 2018

#EleccionesUBA Que la rebelión universitaria llegue a los centros de estudiantes

Por Julián Asiner presidente de la Fuba

La rebelión universitaria sigue creciendo. Al momento de escribir esta nota son cuatro las facultades que permanecen tomadas en la UBA (Filo, Sociales, Psico y Exactas), a las que se sumaron el Joaquín V. González y varios institutos terciarios movilizados contra la UniCABA. Hay más de 100 facultades tomadas en el interior del país, con puntos altos en Córdoba, Rosario, Santa Fe, Mar del Plata, Mendoza y San Luis. Macri sigue ofertando migajas a los docentes con sumas en negro muy por debajo de una inflación que el propio gobierno ya proyecta al 42%. A pesar del esfuerzo de los rectores y sus agrupaciones, de Franja Morada al PJ-K, por contener y regimentar al movimiento, las asambleas, marchas y ocupaciones siguen adelante. Los gremios docentes kirchneristas levantaron el paro pero sus bases siguen de huelga junto a la Conadu Histórica. En este marco, tendrán lugar las elecciones estudiantiles de la UBA, donde los estudiantes debatirán que centros necesitan frente a la embestida de Macri y el FMI contra la universidad.

Los primeros resultados de las urnas mostraron un notorio fortalecimiento de la izquierda. No es casualidad, puesto que la izquierda, que no tiene compromisos con el régimen universitario actual, se puso al frente de la lucha para derrotar el ajuste. La semana pasada, nuestra lista en Veterinaria, el eVet-UJS, alcanzó el 72% creciendo 20 puntos porcentuales respecto del año pasado. Las agrupaciones ligadas al gobierno y al rector Barbieri, que se puso “a disposición de Macri” en pleno conflicto, quedaron relegadas a los últimos lugares sin obtener delegados a la Fuba. La Tropilla, otrora oposición al eVet en la facultad, hoy enrolada en el kirchnerismo, tampoco pudo hacer pie. Esta semana los estudiantes de Exactas desbarataron una maniobra de la Mella y la Cámpora para adelantar las elecciones, y votaron en asamblea postergarlas para continuar con la toma de la facultad. La semana que viene se votará en seis facultades, incluyendo las más populosas: Medicina, Económicas, Derecho, Farmacia, Ingeniería y Odontología.

Golpear a Macri y sus agrupaciones

Las facultades más grandes, dirigidas por Franja Morada/Nuevo Espacio y sus aliados, irán a las urnas bajo la conmoción del ajuste y la huelga. En Medicina y Derecho, los estudiantes pusieron en pie asambleas auto-convocadas que ocuparon sus facultades en apoyo a los docentes a pesar del rechazo explícito de las conducciones de los centros. Cuando Nuevo Espacio de Medicina salió a repudiar la toma, una asamblea masiva de 800 estudiantes debatió cómo expulsar a los cómplices de Macri de la dirección del centro. La profundidad de la movilización obligó a estas agrupaciones a tomar definiciones, abandonando su habitual pose “apolítica”. Esta nueva situación en la universidad golpea las perspectivas de la “Fuba” paralela (trucha) creada por Barbieri y Franja Morada.

En la marcha multitudinaria del jueves pasado, la mayoría de la UBA se movilizó junto a los gremios docentes y estudiantiles dirigidos por la izquierda. Este escenario afecta también a los sectores kirchnero-pejotistas que se integraron al rectorado. En Sociales, la UES, que asumió la vicepresidencia de la “Fuba” trucha y responde directamente a Daniel Filmus, actuó como una patota para intentar impedir que se realizara una asamblea estudiantil que escapaba a su control (lo que no logró: Sociales sigue tomada). Cristian Bay, su máximo dirigente y funcionario de la gestión de la decana Mera, está denunciado por violencia de género y agresiones varias contra docentes y estudiantes. El progreso de la rebelión universitaria plantea una tarea impostergable en la UBA: sacar a los cómplices radicales y pejotistas de Macri de los centros de estudiantes.

Dos políticas

Frente al ajuste, en el seno de la universidad emergieron dos políticas sobre las cuales el movimiento estudiantil debe definirse. De un lado, los sindicatos docentes kirchneristas –Conadu, Fedun, Ctera, Fagdut- levantaron la huelga con la excusa de un “diálogo encausado”, a pesar de que no hay salida para los reclamos de sus afiliados. Sus agrupaciones estudiantiles, de la Cámpora a Patria Grande, intentan desviar la atención hacia la defensa del presupuesto 2019 elaborado por los rectores radicales, peronistas y kirchneristas en el CIN. Si ganan los docentes, el Congreso se verá obligado a presupuestar su triunfo otorgando mayores fondos a la universidad. La propuesta del CIN, en cambio, se atiene a la pauta oficial y a sostener la miseria presupuestaria actual, sin contemplar el salario para los más de 20 mil docentes ad honorem y la ampliación real de los fondos para las obras, la investigación y todas las necesidades estudiantiles (boleto, becas, guarderías, albergues, etc.).

Del otro lado, desde la izquierda hemos defendido una política para que la huelga continúe y triunfe. Contra el freno de los gremios K, la AGD-UBA y Conadu Histórica van por su quinta semana de paro que es acompañada por tomas de facultades a lo largo y ancho del país. La UJS plantea la necesidad de extender la lucha a los secundarios y terciarios y con esa perspectiva propusimos que la Fuba organizara una gran asamblea interestudiantil, de todos los niveles, que se realizará este este jueves en Plaza de Mayo. Allí propondremos la convocatoria a un congreso nacional del movimiento estudiantil y docente en lucha. Nuestra apuesta es a que la rebelión de la universidad confluya con la de todo el pueblo argentino. Por eso reclamamos que se adelante el paro de la CGT. Como en la Reforma Universitaria y en el Cordobazo, la unidad obrero-estudiantil es la que puede poner contra las cuerdas al gobierno del FMI y forzar una salida a la crisis nacional en los términos de las mayorías.

Luchar y votar

La tarea del momento es profundizar la lucha para defender la universidad y arrancarle al gobierno todos los reclamos. La dirección política que adopte el movimiento estudiantil no será indiferente para el desenlace del conflicto. Llamamos a la juventud que viene de movilizarse ininterrumpidamente, primero por la sanción del aborto legal, ahora contra la liquidación de la universidad y la ciencia, a votar masivamente por centros de estudiantes de lucha, independientes del gobierno y las autoridades de turno. La política K de levantar las medidas de lucha y esperar al 2019, para ubicarse detrás de algún candidato patronal, es un camino de derrota segura que debemos rechazar. La UJS llama a pelear ahora contra el ajuste de Macri y los rectores, para ponerle fin a los vínculos que unen a la Iglesia con el Estado y para que esta crisis nacional la paguen sus responsables: la clase capitalista que saqueó una y mil veces nuestro país. Convoca a todo el activismo que tomó en sus manos estas luchas a unirse con la izquierda para recuperar los centros de estudiantes para esta perspectiva. El futuro de la juventud está con la ola verde y la huelga universitaria, no con las variantes de un régimen putrefacto. ¡Manos a la obra!

Te puede interesar: Nuevo Espacio y el FIT
Facultad de Psicología tomada en apoyo a la huelga docente
La rebelión universitaria no cesa
Arrancaron las #EleccionesUBA con un triunfo aplastante de la izquierda en Veterinaria
La marcha dejó un mandato: seguir la lucha hasta ganar​​​​​​​

Compartir

Comentarios