fbnoscript
13 de octubre de 2018

Revanchismo y ataque a los docentes en Medicina

El decano y Nuevo Espacio, malos perdedores.
Por Agustina Larsen
Presidenta del Cecim
Revanchismo y ataque a los docentes en Medicina

Una masiva asamblea respondió el viernes a los ataques y resolvió un plan de lucha

A menos de un mes del triunfo de la Lista 8 encabezada por el El Frente-PO en el centro de estudiantes de Medicina de la UBA, las autoridades -conjunción de pejotistas y macristas-, no contentas con que el movimiento estudiantil y docente organizado desplace a su agrupación de la conducción del centro de estudiantes, arman su revancha a modo de ataques directos a los sectores de la facultad más conscientes sobre su rol en el ajuste en salud y educación.

La campaña de ataques comenzó con todo tipo de artimañas para bloquear a la nueva conducción: cortando la luz e internet en los espacios del centro de estudiantes, desmantelando y dejando sin gas el bar del centro y hasta dando de baja materias vespertinas con las que cuentan cientos de estudiantes de la carrera de Medicina para completar su cronograma académico este año y poder recibirse. Un verdadero castigo a la carrera donde uno de cada dos estudiantes votó a la lista 8 y sólo un 12% a Nuevo Espacio.

Pero en los últimos días presentaron un nuevo capítulo de esta ofensiva, esta vez orientado a la docencia universitaria de la facultad.
A través de dos proyectos presentados por el claustro único de profesores introducen una modificación del reglamento de concursos para docentes auxiliares y la creación de una escuela de formación docente única manejada por la gestión.

El paquete de proyectos plantea que sólo podrían ejercer la docencia en Fmed graduados de la Facultad de Medicina y estudiantes regulares dejando afuera a profesionales graduados de otras casas de estudio como biólogos, bioquímicos, psicólogos, farmacéuticos, antropólogos, entre tantos otros que desarrollan actividad académica.

Esta orientación es una nueva demostración del carácter oscurantista de quienes dirigen la Facultad de Medicina y que también tienen su rol en el sistema de salud. 

Atacan a cientos de docentes e investigadores que son generadores del conocimiento científico de la universidad, de larga trayectoria académica y gracias a los cuales la Universidad de Buenos Aires es premiada y rankea entre las mejores universidades de Latinoamérica.

Sin ir más lejos, con este reglamento de concursos quedan afuera incluso profesionales de la salud que no sean graduados de la UBA. Algo curioso, ya que el mismísimo Decano de la facultad, el Profesor Doctor Ricardo Gelpi, es graduado de la Universidad de la Plata. Aunque claro, su nuevo reglamento plantea que podría realizarse una excepción siempre que cuente con la aprobación del Consejo Directivo que él maneja.

Con la intervención de los concursos seguido del despido de todo docente no-médico o de las ciencias de la salud, la camarilla médica hegemónica busca expulsar a los docentes más organizados, es decir, a quiénes no controlan.

Es una respuesta al movimiento docente protagonista de la rebelión universitaria de este año y motor fundamental de la lucha que llevó a la alternativa independiente del gobierno y del rectorado a la victoria en las elecciones de centro de estudiantes.
Los proyectos también apuntan al sector docente más postergado, los docentes Ad honorem de la universidad. No solo institucionalizando la figura del trabajo gratuito e interviniendo en sus posibilidades para concursar, sino también creando una nueva escuela de formación docente única como filtro para controlar el ingreso a la docencia en la facultad.

A los reclamos por salario, obra social, ART y viáticos  para los más de 6 mil docentes Ad Honorem que venimos impulsando en nuestra facultad hace años, las autoridades responden con intervención y despidos. Como el Gobierno de la Ciudad que decreta el 5x1 y la reforma de la carrera profesional de la salud, cuya ministra de salud pertenece al mismo sector político ligado a Carlos Rojo -sector que ya viene de perder en el sindicato de médicos municipales y ahora frente a la izquierda en el Cecim- la política de ajuste y persecución a los y las que luchan en la universidad es clara.

Pero frente a los vaciadores de la salud y adictos a la privatización de la educación pública se encuentra el movimiento estudiantil y docente que viene de dar grandes pulseadas para defender la universidad.

Se expresó en las masivas asambleas del segundo cuatrimestre, en el triunfo en el Cecim y ahora en la asamblea del día viernes en respuesta al reaccionario paquete de proyectos de las autoridades.

Esta asamblea docente estudiantil votó un plan de acción que contiene una campaña de pronunciamientos por toda la facultad como también de los Consejos directivos y Decanos del resto de la UBA que deberán posicionarse frente a lo que es un ataque a la docencia universitaria en general y un antecedente muy peligroso para toda la universidad. 

En ese sentido, la asamblea resolvió movilizarse este miércoles 17 para llevar el rechazo de estos proyectos al Consejo Superior de la UBA. Participar de la jornada nacional por el salario docente y el presupuesto el jueves 18 y sumarse al festival "Basta de trabajo gratuito en Fmed" organizado por la asamblea de docentes Ad honorem - Agd Medicina y el CECiM.

Con organización y con la unidad docente -estudiantil podemos defender la universidad de los malos perdedores y vaciadores de la salud y la educación pública.

En esta nota:

Compartir

Comentarios