fbnoscript
17 de noviembre de 2018

Psicología UNLP: un nuevo centro para la lucha junto a la clase obrera

Conclusiones de una victoria en la Universidad Nacional de La Plata.

La recuperación del Centro de Estudiantes de Psicología de la UNLP (Universidad Nacional de La Plata) ha sido una de las grandes noticias de las últimas elecciones estudiantiles en La Plata junto a la holgada victoria del DALE (UJS-Agite) en Arquitectura contra el macrismo-Franja Morada.

El 38% obtenido por el FILPsi -un agrupamiento que contiene a los partidos del FIT y un núcleo de activistas independientes- triplica el resultado obtenido por la izquierda el año pasado (13%).

Por eso mismo, vale la pena estudiar el proceso en miras a sacar conclusiones políticas para la etapa.

Una gran lucha por la independencia política

Durante el año se gestó un proceso en el que el activismo y las agrupaciones independientes intervinieron unificadamente en cada etapa. La lista que triunfó en las elecciones fue la expresión de ese proceso: el estudiantado votó a quienes dirigieron concretamente cada lucha del año.

Esta unidad no fue arbitraria ni voluntarista: se construyó sobre la base de un programa de independencia política de las autoridades y el gobierno, apoyado en el rechazo a la privatización y al ajuste presupuestario, en la defensa de un método democrático de toma de decisiones, y en la lucha por el aborto legal y la separación de la Iglesia y el Estado.

Encarar el problema poniendo el eje en el programa de independencia política, en oposición a las formulaciones de tipo ideológico (somos de izquierda o no, "agrupados" o no, feministas o no) permitió crear un campo de acción común de todos los sectores independientes y llevar al estudiantado a una experiencia decisiva con su vanguardia, de la cual sale enormemente fortalecido.

La lucha contra el ajuste y la crisis de la gestión

Tanto las autoridades de la Facultad de Psicología como la conducción derrotada, el Miles, se enmarcan en el kirchnerismo y desenvuelven una demagogia antiajuste. Al calor de la marea verde primero, y de la rebelión educativa después, la iniciativa enérgica del activismo (que montó asambleas autoconvocadas y hasta tomó la Facultad contra su propia conducción), puso de manifiesto el carácter de contención que ocupan y su lugar como agentes garantes del ajuste; las contradicciones de las organizaciones kirchneristas se hicieron palpables para la masa del estudiantado mediante una experiencia de lucha concreta.

Este proceso además encontró un terreno fértil en la creciente fragmentación de la gestión de Psicología, donde dos camarillas (ambas kirchneristas) se disputan el control del decanato; es decir que se quebró el aparato de contención. El gran valor del movimiento y de su dirección fue saber aprovechar al máximo este escenario para desenvolver sus energías de lucha. Por eso, la construcción durante los años previos de una corriente de defensa de la independencia política -el EPA!(PO)- que fue caracterizando esta situación e interviniendo en cada escenario hasta convertirse en la principal agrupación de izquierda fue la base para esta conquista estratégica.

Los desafíos que abre esta victoria

La recuperación del CEPsi por parte del movimiento estudiantil suma otro centro -además del de Arquitectura- al campo de independencia política de las autoridades. En un cuadro de crisis política y económica profunda, que involucra un ataque sin precedentes contra la educación pública, el gran desafío es posicionar estos centros como referencia de todo el activismo de lucha de la UNLP, en la perspectiva de desenvolver todas las energías del movimiento estudiantil, vincularlo a la clase obrera y que sea un punto de apoyo para la derrota del plan de guerra de conjunto que ha trazado el gobierno junto al FMI y los gobernadores contra toda la clase trabajadora.

 

Compartir

Comentarios