fbnoscript
15 de febrero de 2019

Las resoluciones y los debates de la última reunión de Junta Ejecutiva de la Fuba

Alerta y movilización
Por
Mechi Molina Secretaria de Mujer y Disidencias de la FUBA y Fernando Ramal Presidente de la FUBA

En la última junta ejecutiva de la Fuba se votó el alerta y movilización de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Razones sobran: al presupuesto que no contempla la inflación de 2018 votado en 2019 se le suma el congelamiento del monto de las becas Progresar y el incumplimiento de parte del gobierno de la paritaria docente, que hasta ahora implica un 20% de pérdida del poder adquisitivo.

Boleto educativo

En este sentido, la Federación votó una agenda de lucha que incluye la campaña por el boleto educativo, una reivindicación histórica que toma mayor relevancia al calor de los últimos tarifazos. La semana próxima la Fuba hará una concentración en Legislatura para lanzar la campaña, junto a un petitorio para que circule en todas las facultades de la UBA junto a los centros de estudiantes. El boleto educativo puede ser una consigna que aglutine a un activismo importante y que sirva para la organización de comisiones en torno al tema.

A su vez, en el marco del incumplimiento de la paritaria docente, llevaremos la propuesta de una carpa educativa para unificar los reclamos de docentes y estudiantes en el (no) inicio de clases con una acción de lucha contra el gobierno.

8M

En relación al 8 de Marzo, al igual que el año pasado, la Fuba votó una convocatoria a una reunión para organizar una nueva asamblea de mujeres de cara al 8 de marzo y el pañuelazo del #19F. Este año, el movimiento de mujeres estará atravesado por un fuerte debate: la alianza del kirchnerismo con el Vaticano apunta a una subordinación del movimiento de mujeres a la carrera electoral de estos sectores, que pujan por eliminar de la agenda política el reclamo por el aborto legal seguro y gratuito. Esto se vio expresado en la movilización del 1 de febrero, donde las agrupaciones kirchneristas, principalmente La Mella, intentaron boicotear la movilización en repudio al caso de la niña jujeña de 12 años a la que se le quiso negar su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo y que fue obligada a parir mediante una cesárea. Finalmente, después de que distintas comisiones se pronunciaran a propuesta de la UJS, estas agrupaciones terminaron cediendo y votando a favor.

La asamblea hacia el 8M es una nueva instancia que busca reagrupar a las estudiantes que vienen siendo parte de la ola verde, para que impulsemos iniciativas comunes del conjunto del movimiento estudiantil. Para desarrollar esta política, impulsaremos la organización de comisiones y asambleas en cada facultad para impulsar esta lucha. La asamblea será una gran oportunidad para discutir un programa de las mujeres y disidencias en las universidades, terciarios y secundarios. Por aborto legal, seguro y gratuito, ESI laica y científica y contra el ajuste en la educación

Junto al Plenario Sindical Combativo

A propuesta de la UJS-PO se votó la adhesión a la movilización del Plenario Sindical Combativo que se desarrolló el jueves 14. Si bien el resto de las fuerzas que integran la conducción (salvo el MST) son de la misma filiación política que los sindicatos que llaman a no parar en año electoral, no quisieron quedar expuestos en la Federación a oponerse a una marcha que se enfrenta abiertamente a Macri y pone en la mesa las reivindicaciones obreras. Quien no tuvo prurito en no votar a favor fue el PTS y su “Secretaría por la refundación de la Fuba”, que por sus diferencias con el Plenario Sindical Combativo decidió ser la única secretaría que no adhirió a la movilización obrera, mostrando un profundo faccionalismo.

Todas estas iniciativas muestran a la Fuba con la voluntad política de motorizar al movimiento estudiantil en su lucha para derrotar la ofensiva del gobierno. Desde la UJS, como la presidencia de la Federación y la fuerza política con más representación llevaremos a todas las facultades de la UBA esta agenda de lucha que apunta a preparar lo que puede ser un (no) inicio de año picante, el cuatrimestre posterior a la gran rebelión universitaria. 

Compartir

Comentarios