fbnoscript
16 de mayo de 2019

Un programa para el movimiento estudiantil

Aporte de la UJS al Congreso Extraordinario de la FUBA.

Nuestro país está atravesando una catástrofe económica y social. El 32% de la población –13 millones de personas– se encuentra hoy bajo la línea de pobreza y hay casi 3 millones de argentinos y argentinas en la indigencia. Todos los días cierran fábricas y miles de trabajadores pasan a engrosar a los 4 millones de desocupados y subocupados. Con una inflación que ya supera el 50% interanual, la caída del salario es generalizada y al mismo tiempo se extiende la precarización laboral que golpea en particular los jóvenes y a las mujeres. En el último año, casi 100.000 usuarios se desconectaron de la red de gas natural por no poder afrontar los tarifazos, una señal de retroceso civilizatorio.

Esta masacre social tiene sus responsables. En primer lugar, el gobierno de Macri que ha pactado con el Fondo Monetario Internacional una política de rescate de los bancos a costa de los trabajadores argentinos, de la educación pública y de todas las conquistas de nuestro pueblo. Pero la política de Macri y el FMI sería inviable sin el apoyo que le otorgan los gobernadores y legisladores del PJ y el kirchnerismo, que reproducen en sus provincias el ajuste nacional y han votado en el Congreso el presupuesto 2019 y la reforma previsional. Son los mismos que dicen que –de ser gobierno– van a ´honrar´ el acuerdo con el FMI y el pago de los 400.000 millones de dólares de deuda que deja el macrismo. Y por sobre todo, el ajuste de Macri sería inviable sin la tregua de la burocracia sindical de la CGT y las CTA, que han dejado pasar 190.000 despidos en 2018 y que nos llaman a “esperar a octubre” mientras el gobierno destruyen nuestras condiciones de vida.

De conjunto, no estamos solamente ante la ofensiva de un gobierno o de un partido político particular, sino de una clase social, que está dispuesta a arrastrarnos a la barbarie para sostener un régimen social agotado. Rechazamos la tesis de que los empresarios sean “victimas” de la política económica del macrismo. Lejos de eso, los Madanes, los Rocca y los Midlin se valen del gobierno para avanzar contra las conquistas históricas de los trabajadores. Lo mismo vale para los ataques a la universidad y a la educación pública. No se trata solo de un problema de “déficit 0”, sino de poner a la educación bajo el dominio del capital financiero. En este sentido van el Sistema de Reconocimiento Académico, la Resolución 1254/18 o las reformas que ya se iniciaron en la Facultad de Ingeniería. En esta perspectiva coinciden Barbieri y el conjunto de los decanos, incluyendo a los kirchneristas que apoyan los acuerdos con el banco Santander y en sus facultades venden cursos de idioma o arman convenios con Pan American Energy.

En este cuadro, el Congreso Extraordinario de la FUBA que va a sesionar entre el 15 y el 23 de mayo tiene el desafío de discutir un programa del movimiento estudiantil. Es un problema crucial, en la medida en que las elecciones del año pasado expresaron un mandato contundente pero contradictorio. “No queremos centros de Macri y Barbieri” fue el mensaje ineludible que dieron los estudiantes. Pero cuál debe ser la estrategia para enfrentar al gobierno ajustador no ha sido dictaminado por las elecciones. Esto es lo que expresa la nueva conducción de la FUBA, que tiene el gran mérito de haber derrotado el “golpe de Estado” contra el movimiento estudiantil y, al mismo tiempo, el límite de contener en su seno divergencias políticas de fondo. La convocatoria de la FUBA contrasta con la CGT y las CTA, no solo por convocar a los estudiantes a discutir un plan de lucha contra la ofensiva del gobierno y el FMI, sino por debatir su programa y sus tareas de cara al conjunto de la universidad.

A continuación colocamos la propuesta de la Unión de Juventudes por el Socialismo para que sea considerada en las comisiones y en la asamblea del Congreso Extraordinario de la FUBA:

 

1. En defensa del derecho a estudiar

El ajuste, la inflación, los tarifazos y la miseria social creciente ponen a la orden del día medidas para garantizar el acceso a la universidad pública y darle la posibilidad de estudiar a quienes se ven forzados a dejar la universidad por los costos imposibles o por la necesidad de trabajar. La FUBA reclama la implementación urgente de:

-Boleto Educativo gratuito para estudiantes y trabajadores de la educación

-Aumento de emergencia de las becas e indexación por inflación

-Comedores en todas las facultades y sedes del CBC con control de estudiantes y trabajadores y un menú estudiantil subsidiado

-Que la universidad garantice los materiales necesarios para aquellas carreras que implican gastos extraordinarios (materiales de libraría en FADU, de laboratorio en Exactas y Farmacia, instrumentos médicos, etc.)

-Defensa del ingreso irrestricto. Por la anulación de la correlatividad en bloque del CBC y su incorporación como primer año de las carreras con su planta docente y no docente.

2. Por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito

La FUBA viene jugando un papel protagónico en la lucha por el Aborto Legal, con 4 asambleas de mujeres y disidencias y la realización de un plebiscito a escala nacional donde votaron 40.000 estudiantes. Incluso el diario Clarín nos señaló en su momento como “autores intelectuales” de las ocupaciones de colegios.

Ante la frustración del proyecto en el Senado, la FUBA tiene el desafío de plantear nuevas herramientas para seguir la pelea. Reclamamos una Consulta Popular Vinculante, para tener la oportunidad de confrontar con la Iglesia y sus partidos en todos los rincones del país y consagrar este derecho elemental. En el mismo sentido nos pronunciamos por la separación de la Iglesia del Estado, el fin de subsidios a la educación religiosa y la implementación de la educación sexual integral, laica y científica

3. Contra la violencia de género

Del #NiUnaMenos al #MiraComoNosPonemos se puso al desnudo un régimen de violencia y opresión contra las mujeres. Es una realidad que nos atraviesa en la familia, en los lugares de trabajo y, por supuesto, en los lugares de estudio. Los casos de Dante Palma en Filo, Rothlin en Medicina y Madedo en FADU, entre otros, han revelado el fracaso del Protocolo contra la Violencia de Género elaborado por las autoridades de la UBA. La razón es simple: no pueden combatir la violencia de género quienes detentan el poder en la universidad. Necesitamos Unidades de Género electas y responsables ante estudiantes y trabajadoras, con gabinetes interdisciplinarios que permitan dar asistencia y acompañamiento a las víctimas de violencia tanto dentro como fuera de la UBA.

4. Por las condiciones de trabajo y el salario de nuestros docentes

La experiencia de 2018, mostró la potencia de la unidad docente-estudiantil. La defensa del salario y de las condiciones de trabajo de nuestros docentes es una parte esencial de la defensa de una educación pública de calidad. La FUBA denuncia a las burocracias sindicales de ADUBA y FEDUBA que firmaron una paritaria que deja el sueldo del ayudante de primera semiexclusiva en $15.432, por debajo de la línea de indigencia e reestableció el pago de sumas en negro, que no perciben los jubilados y achatan la escala salarial. Por este favor, ADUBA acaba de cobrar $32 millones con el voto favorable de todos los decanos.

La FUBA apoya el reclamo docente por un salario para el cargo testigo de $27.000, recomposición del 35% e indexación mensual para todas las categorías, el blanqueo salarial, la renta para todos los ad honorem y el cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo Nacional. En apoyo a estos reclamos la FUBA se suma al plan de lucha de la Asociación Gremial Docente de la UBA y la CONADU Histórica.

5. Por un plan de obras integral

El presupuesto aprobado por el Consejo Superior de la UBA significa un recorte del 50% de los fondos para obras medido en dólares. Esto significa, no solo la imposibilidad de cualquier obra nueva, sino la paralización de las obras en curso y un mayor deterioro edilicio. La promesa de un nuevo Hospital de Clínicas fue enterrada por el gobierno y las autoridades, mientras el viejo Hospital de Clínicas se sigue derrumbando. El nuevo pabellón de Exactas (0+infinito) está prácticamente concluido, pero no hay fondos para llenarlo. Psicología sigue repartida en 4 sedes, el edificio de Sociales aún no está terminado y el comedor de Filosofía y Letras sigue siendo una promesa. De conjunto la infraestructura de la UBA es penosa, muchas sedes no cuentan siquiera con conexión a internet, el estado general de los baños es calamitoso y en sedes del CBC hasta faltan pizarrones y tizas.

La FUBA impulsará un relevamiento de las necesidades de infraestructura de la universidad para reclamar un plan de obras garantice el desenvolvimiento de la enseñanza, la investigación y la extensión.

6. En defensa del desarrollo científico y tecnológico

La situación del sistema científico y tecnológico es desesperante. El gobierno redujo a la mitad los ingresos al CONICET y los subsidios a la investigación están prácticamente congelados mientras el peso se devaluó más de un 300%. Muchos grupos están al borde de la disolución y la “fuga de cerebros” ya está en curso. En simultáneo, las autoridades de la universidad despedazan los cargos de dedicación exclusiva para armar cargos simples, quitándole a la Universidad de Buenos Aires aquello que la hizo grande: la investigación asociada a la docencia.

La FUBA reclama:

-Triplicación del presupuesto de CyT

-Ingreso a la Carrera de Investigador de todos los recomendados

-No a la destrucción de las dedicaciones exclusivas

-Plenos derechos laborales para los becarios

7. Contra la privatización y las reformas anti-educativas

El programa del FMI para la educación implica la colonización por parte del capital financiero. En este sentido de inscriben la “secundaria del futuro”, la UniCABA, el Sistema de Reconocimiento Académico y la Resolución 1254 que recortó el alcance de los títulos. Arancelamiento, carreras cortas y posgrados a la medida del mercado: este es el modelo de la OCDE y el Banco Mundial. En perspectiva significa sustituir la formación científica, universal, por la adquisición de “capacidades blandas” y habilidades según las necesidades del mercado. La experiencia española y chilena muestra que los grandes beneficiaros de este proceso son los bancos y en particular el Santander que se ha convertido en el gurú de Barbieri y los rectores América Latina.

Desde los convenios con Benetton y Monsanto en Agronomía hasta el Laboratorio de Idiomas de Filo, la privatización educativa homogeniza a las autoridades macristas, radicales y kirchneristas. Por caso, el “progresista” Reboreda firmó en el Consejo Superior el presupuesto de $550 millones de recursos propios de Derecho –equivalente al 80% del presupuesto estatal- que maneja discrecionalmente la Franja Morada. El anunció reciente del decano Martínez respecto a la necesidad de reformar las Ingenierías en los términos del Sistema de Reconocimiento y la CONEAU confirma que las reformas privatistas están a la orden del día.

La FUBA rechaza los aranceles forzosos o “voluntarios” y plantea:

-Derogación de la LES y la CONEAU. No al Sistema de Reconocimiento Académico.

-Anulación de la Resolución 1254. No al vaciamiento de las carreras de grado. Gratuidad de los posgrados y los cursos de extensión.

-Investigación de los convenios y anulación de aquellos que refuercen el sometimiento a las empresas. Financiamiento único estatal

-Derogación de la Ley de Educación Nacional. Renacionalización del sistema educativo

8. Por prácticas formativas y bajo convenio. Contra la precarización de la juventud

La crisis capitalista y el ajuste de Macri y los gobernadores llevaron el desempleo y la precarización en la juventud a niveles récord. Siguiendo el ejemplo de nuestro compañero Mariano Ferreyra, la FUBA pelea junto a la juventud trabajadora y al movimiento piquetero por trabajo genuino, el pase a planta de todos los trabajadores tercerizados, por la defensa de los convenios colectivos de trabajo y el fin de la precariedad laboral.

Denunciamos las prácticas profesionales o PSE que obligan al estudiante a una cantidad de horas de trabajo gratuito o ultra-precario para recibirse. La FUBA reivindica la síntesis entre la educación científica y su aplicación a las necesidades sociales. Por el contrario, la política del gobierno y las autoridades lleva a la descalificación de la educación y a ofrecer a los estudiantes como mano de obra gratuita.

-Por prácticas formativas controladas por las organizaciones estudiantiles y docentes y respetando los convenios colectivos de trabajo.

-Reparto de las horas de trabajo entre trabajadores ocupados y desocupados sin afectar el salario. Pase a planta de los tercerizados en el Estado y en las empresas. Vigencia del convenio más favorable.

-Por el derecho a la cultura, al arte y al ocio para toda la juventud

9. Por una Asamblea Universitaria Democrática para derrotar el ajuste de Macri y el FMI

La intención de Barbieri y los decanos de convocar a una Asamblea Universitaria este año para incorporar al Estatuto las reformas reaccionarias de 2008 es la confirmación de que el dominio de las camarillas profesorales es incompatible con la defensa de la universidad pública. Mientras la pobreza supera el 32%, las autoridades quieren convocar una Asamblea Universitaria para borrar “la obligación de procurar que los estudiantes cuenten con alimentación y alojamiento adecuados y asistencia médica gratuita” y establecer en las bases de la universidad que los posgrados se pagan. Las autoridades universitarias son hoy el vehículo del ajuste al interior de la universidad. Su política está marcada por el desarrollo de los posgrados arancelados y los convenios con empresas, es decir, la privatización educativa.

La FUBA se pronuncia por la democratización de la universidad, para poner su desarrollo científico e intelectual al servicio de las necesidades de los trabajadores y el desarrollo nacional. Por mayor representación estudiantil, un claustro único docente y voz y voto para los no docentes. A la Asamblea reaccionaria de Barbieri y los decanos le contraponemos la convocatoria a una Asamblea Universitaria Soberana, electa por el conjunto de los estudiantes y trabajadores de la UBA. Una Asamblea de estas características, al mismo tiempo que encara la democratización de la universidad, debe tomar en sus manos la lucha contra el plan anti-educativo del gobierno y el FMI, así como la resolución de las reivindicaciones más urgentes de estudiantes, docentes y no docentes.

10. Fuera el FMI y la deuda externa

La defensa la universidad pública y la satisfacción de este programa es incompatible con la sangría permanente de los recursos del país que significa el pago de una deuda usuraria, ilegitima y fraudulenta. La FUBA se pronuncia por la ruptura con el Fondo Monetario Internacional, por la investigación y el no pago de la deuda y por la nacionalización de la banca, para concentrar el ahorro nacional en un plan de industrialización y desarrollo nacional, garantizando un salario igual a la canasta familiar, el 82% móvil para los jubilados y la defensa de la educación, de la ciencia y de la salud pública.

11. Una FUBA independiente y democrática, aliada a los trabajadores

La Federación Universitaria de Buenos Aires reivindica su independencia política del gobierno y de la oposición capitalista. La FUBA, en tanto representación de los estudiantes, es autónoma frente al rectorado y a todos los decanos. Reivindicamos el funcionamiento regular de su Juntas Ejecutiva y Representativa, así como el método de las asambleas y el Congreso Abierto para defender la unidad de acción y el debate democrático de la Federación.

Siguiendo la tradición de la Reforma, del Cordobazo y del Argentinazo, reivindicamos la unidad estratégica del movimiento estudiantil con la clase obrera. Concebimos este programa como una guía para la acción, para derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI, para abrir paso a una transformación social del país dirigida por los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios