fbnoscript
18 de mayo de 2019

Marcha nacional de la docencia universitaria

Por Cristian Henkel
Agrupación Naranja Nacional de Docentes universitarios e investigadores

El jueves 16 se realizó la marcha nacional universitaria, convocada por parte de todas las federaciones sindicales docentes, con la participación de las federaciones estudiantiles y organizaciones sindicales de Ciencia y Tecnología. La marcha, que tuvo réplicas en diferentes provincias del país, tuvo diferencias con la histórica marcha del año pasado.

En esta ocasión la misma no fue resultado y continuidad de un plan de lucha con paros, sino una actividad aislada en el marco de una negociación paritaria que se desarrolló casi sin medidas de fuerzas impulsadas por las federaciones docentes nacionales. Toda una orientación de la burocracia sindical que se esfuerza desde el año pasado para eludir la bronca que generó en la docencia la entrega del plan de lucha más importante de la historia universitaria al gobierno nacional con la firma de la paritaria vergonzosa del año pasado. Los discursos de los secretarios generales de Conadu y Fedun volvieron a hacer eje en la necesidad de votar bien en las próximas elecciones, omitiendo referirse a los reclamos de los docentes y a su responsabilidad de cerrar una paritaria a la baja y de incorporar sumas en negro, de acuerdo a las exigencias de Macri, los rectores y el FMI.

Esta vez, la dirección de la Conadu Histórica se plegó a esta orientación, evitando incluso parar los días en que se desarrollaban las reuniones, avalando en los hechos la política de las burocracias de Fedun y Conadu, que se mantuvieron pasivas desde el comienzo de año.

El tamaño de la movilización, importante para el contexto señalado, no tiene punto de comparación con la del año pasado, que no sólo contó con decenas de miles de personas, sino que fue el puntapié para el reforzamiento de un extendido movimiento estudiantil de toma de facultades a lo largo de todo el país.

En este escenario, la Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires (AGD-UBA), empapeló las paredes de la capital con la exigencia de que no se entregue la paritaria y que se convoque a un plan de lucha para arrancar las demandas, alertando acerca la posibilidad de un nuevo acuerdo de las burocracias con el gobierno como el del 2018 con sumas en negro, pérdida del poder adquisitivo y ausencia de salario para los ad honorem. Con estos reclamos, la AGD-UBA fue la columna más numerosa de docentes entre todas las federaciones convocantes.

En esta ocasión, el reclamo de los docentes ad-honorem se convirtió en uno de los más sentidos dentro de la UBA contando esta vez con un activismo creciente que lucha por conquistar su salario. Docentes de Fadu, Medicina, Sociales, Derecho y Psicología se vienen organizando en comisiones en sus facultades e impulsando medidas de lucha para arrancar su derecho. La comisión interfacultades de los docentes ad-honorem movilizó en la columna de AGD-UBA con banderas y pancartas que expresaban su reclamo.

 

La negociación salarial no arrojó hasta el momento ningún avance. La oferta de un 15% en 4 cuotas (de junio a octubre) con cláusula gatillo recién en diciembre 2019 (para el desfasaje de marzo a noviembre) y abril 2020 (para el desfasaje de diciembre a febrero de ese año) implica una pérdida salarial hasta las próximas elecciones nacionales.

El reclamo de terminar con las sumas en negro, obtener una cláusula gatillo contra la pérdida del valor adquisitivo y salario para los ad-honorem requiere organizar asambleas en todo el país de afiliados, no afiliados y sindicatos para defender estos reclamos que para alcanzarse necesitan de un plan de lucha continuado que termine con la burocracia sindical y pueda enfrentar el ajuste del gobierno nacional, los rectores y el FMI.

 

Compartir

Comentarios