fbnoscript
26 de junio de 2019

UBA: los decanos radicales y kirchneristas con el “Parque de la Innovación” privatista

El convenio firmado por el rector Alberto Barbieri y Horacio Rodríguez Larreta conlleva nuevos ataques contra la educación y los vecinos de la zona.
Por Juan Winograd
Consejero Superior de la UBA

Hoy se aprobó en el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires el convenio con el Gobierno de la Ciudad y Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) para avanzar con el Parque de la Innovación en Núñez.

El acuerdo implica la cesión por parte del gobierno porteño de un terreno de capacidad constructiva de 15.000m2 a la UBA, de los cuáles la ciudad financiaría 5.000m2. En contraparte, la universidad se compromete a llamar a una licitación para establecer una estación y un área de servicios en “el rulo” que conecta la Av. Cantilo con el Puente Labruna. Además, se establece que el 60% de lo recaudado por las concesiones será destinado a infraestructura y mantenimiento de Ciudad Universitaria y el 40% a becas estudiantiles.

De los 28 miembros del Consejo Superior, el único que votó en contra fue el representante estudiantil de la Unión de Juventudes por el Socialismo. Los decanos kirchneristas votaron a favor sin expresar opinión alguna.

Un plan de negocios en la ciudad…

El convenio forma parte del plan de Horacio Rodríguez Larreta para armar un intento de “Sillicon Valley” en el ex predio del Tiro Federal. Ello incluye también el traslado del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD), el cierre de la Escuela Media Nº3 donde estudian los deportistas y el incierto traslado del profesorado de Educación Física "Romero Brest”, que ha sido rechazado por estudiantes y docentes. Este “Parque de la Innovación” sería además la sede de la UniCABA, contra la cual se levantaron los 29 profesorados de la ciudad denunciando su carácter privatista y descalificador.

El eje de este emprendimiento es el impulso a la especulación inmobiliaria en la zona. Su gran beneficiario es la familia Werthein (controladora del grupo empresario homónimo), que ganó el remate de la otra parte del Tiro Federal en lo que toda la prensa caracterizó como un negocio fenomenal: pagaron u$s1.000 el metro, con la posibilidad de vender a u$s6.000. Los perjudicados son los trabajadores y vecinos, que se ven expulsados de la ciudad por un encarecimiento de la vivienda que no guarda ninguna relación con los salarios.

…y en la UBA

Del otro lado de la Lugones, la concesión de un predio de la UBA para poner una estación de servicio significa un salto en calidad en la penetración privada en la universidad pública. La cobertura de que lo recaudado se va a usar para obras y becas termina a la larga en una extorsión y en la convalidación de la asfixia presupuestaria. “¿Quieren becas? ¿Quieren obras? Entonces: ¿Qué pueden vender?”: esa es la lógica del gobierno, que el rector Alberto Barbieri y todos los decanos abrazan. No hace falta decir que es una lógica opuesta a la universidad pública, cuyos recursos no pueden estar condicionados al éxito de una estación de servicio.

Todavía hay un asunto más. El plan de Barbieri es mudar las oficinas del rectorado a lo que iban ser los pabellones 5 y 6. Se trata de terrenos que forman parte de la zona de amortiguación de la Reserva Ecológica Costanera Norte, cuyo plan de funcionamiento nunca se concretó. El tema suscitó ya un debate entre los estudiantes de Exactas y FADU, que se van a movilizar este jueves a la entrada de la reserva para reclamar que antes de cualquier obra nueva se estudie el impacto ambiental que puedan tener.

La izquierda, la única voz contra la privatización

Todas estas consideraciones fueron llevadas a la sesión exclusivamente por nuestra banca. La decana kirchnerista de Filosofía y Letras Graciela Morgade, que supo hacer demagogia en la lucha contra la UniCABA, no osó tomar la palabra. Tampoco Juan Carlos Reboreda, aunque en el Consejo Directivo de Exactas se comprometió a solicitar al Rectorado no realizar obras ni acciones en la zona de la Reserva Ecológica hasta que no esté finalizado el plan de manejo de la misma y clarificado el impacto que las obras puedan implicar sobre este espacio. La tendencia a transformar a los rectores y decanos en CEOs que gestionan la universidad como una plataforma de negocios no distingue entre macristas y kirchneristas.

La defensa de la educación y la investigación científica ligada a las necesidades sociales, populares y ambientales está en manos de estudiantes y trabajadores. Hoy, una vez más, la izquierda fue la única expresión política de esta perspectiva.

Compartir

Comentarios