fbnoscript
14 de septiembre de 2019

Un balance de las elecciones de Filo-UBA

Tras la victoria del decanato, sigamos organizando la defensa de nuestra educación
Por
Manuel Bessega Consejero Directivo electoy Wiso Consejero Directivo

Del 2 a 6 se realizaron las elecciones del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras (CEFYL) junto con las de Consejeres Directives y centros en toda la UBA. Los resultados colocaron por un estrecho margen (41% a 38%) tanto en el centro como en la mayoría estudiantil del Consejo Directivo a la agrupación de la decana Graciela Morgade, El Colectivo, que desplazó a La Izquierda al Frente, frente encabezado por el Partido Obrero que había estado en la conducción los últimos 6 años.

Pese a que la izquierda aumentó su caudal y porcentaje, el crecimiento del Colectivo se explica por la cooptación de La Vallese (PJ) y el desplome del Aquelarre, agrupación que se referencia a nivel nacional con Ofelia Fernández del Frente de Todos, quienes titubearon hasta último momento sobre su subida al Colectivo y pasaron de sacar 13% en el 2018 a un 6%.

Filo no se sustrae de la tendencia que caracterizó estas elecciones, marcada por un avance de las fuerzas alineadas con las gestiones de las facultades. Sin embargo, el 38% de la Izquierda en el CEFYL es una importante elección que deja planteada la pelea por recuperar el centro en la inmediatez.

Una campaña militante y de lucha

Desde el primer minuto la campaña de La Izquierda al Frente se centró en llamar a fortalecer nuestra herramienta gremial, entendiendo que va a ser llamada a jugar un rol fundamental en el agravamiento de la crisis y el ajuste que atraviesa nuestro país. La defensa de un CEFYL de lucha fue colocada en la perspectiva de enfrentar las políticas de ataque a la educación pública que entrañan los acuerdos con el FMI y motoriza el gobierno nacional y las autoridades universitarias.

La denuncia del rol de las autoridades fue eje de nuestra campaña, y dimos ejemplo de cómo la independencia política fue la garantía que nos llevó a plantarnos contra ese ajuste.

El Colectivo de Morgade… (¿y Barbieri?)

El Colectivo fue a una campaña de ataque directo al CEFYL ocultando la responsabilidad de la gestión en el ajuste sobre nuestra facultad al punto que evitaron por completo mencionar a Morgade en toda su plataforma. El rol del Colectivo se vio durante todo el año al ausentarse por completo de la lucha de les nodocentes, y de habilitar las reformas de los planes de estudio que exige el Ministerio de Educación en nuestras carreras.

La línea de contención impulsada por el kirchnerismo a nivel nacional se replicó en la UBA, donde buscaron anular toda perspectiva de lucha. El Colectivo y las agrupaciones ligadas a cada camarilla de la UBA nos proponen (de forma oculta) atarnos de pies y manos a las autoridades, una “mejor gestión” estudiantil y esperar a diciembre. Este modelo de centros de servicios más temprano que tarde se va a chocar contra una realidad marcada por el ajuste.

Una perspectiva de lucha e independencia política

Nuestra campaña se opuso por el vértice llamando a les estudiantes a defender más que nunca la independencia política  de nuestro gremio del gobierno y la gestión. Solo así, el movimiento estudiantil enfrentó el ajuste de Macri cuando decía que no había presupuesto, arrancando en el 2018 aumento de salarios para los docentes. Este método nos permitió en nuestros 6 años de conducción la conquista del nuevo edificio, el juicio académico al docente abusador Dante Palma, rentas para les docentes ad honorem, aumento de becas y el rechazo a cierres de materias.

En plena semana de elecciones, dos hechos reafirmaban la importancia de defender la independencia de nuestro centro. Por un lado, luego de 3 años de lucha, la compañera Sabrina conquistó el reconocimiento de su nombre en la libreta, luego de que la gestión le negara su identidad de género. Sabrina no ahorró palabras para denunciar no solo el ataque de la gestión a los derechos LGTBIQ+ sino la ausencia total del Colectivo en su pelea. Y por otro lado, vivimos el día jueves un paro masivo de AGD-UBA en defensa de les docentes de Chubut reprimides por Arcioni. De esta manera colocamos la defensa del CEFYL en manos de les estudiantes como la única garantía para salir a luchar por la defensa de los derechos de Sabrina, de los docentes de Chubut y de cada uno de los reclamos populares.

Perspectivas

La gestión del Colectivo deberá ser sometida ahora a la experiencia práctica. Les estudiantes transitarán una experiencia donde nuestra herramienta gremial va a estar completamente adaptadas al Estado. Deberemos transitar la contradicción de tener nuestro centro de ambos lados del mostrador (con la gestión pero formalmente como gremio de les estudiantes). Realizaremos esta experiencia codo a codo con el movimiento estudiantil llamándolo a defender más que nunca la independencia política de la juventud que debe levantar sus reclamos contra el régimen del FMI, fusionarse con las peleas que atraviesan les trabajadores en el país, y recuperar nuestros centros de las manos de las gestiones y el gobierno.

El Partido Obrero de Filosofía y Letras se va a poner a la cabeza de organizar esta pelea en nuestra facultad en defensa de nuestros planes de estudio, por presupuesto para el protocolo contra la violencia de género, en defensa de nuestres docentes y nodocentes y contra el ajuste en la educación. Manos a la obra.

Compartir

Comentarios