fbnoscript
30 de marzo de 2020

Mendoza: crece el descontento de los estudiantes de las universidades privadas

El coronavirus ha puesto evidencia la ineficiencia y codicia de las universidades privadas en su máxima expresión. 
Por Corresponsal
UJS Mendoza

Frente a la suspensión total de los cursados presenciales como método de control del coronavirus, las universidades privadas en Mendoza una vez más muestran su verdadera cara, implementando cursados virtuales para todas las carreras sin contemplar la situación económica que atraviesa todo el estudiantado en la provincia. 

Dadas la situación actual, la universidad privada no solo sigue perpetuando su rol de generador de negocios, si no también demostrando que no da ninguna respuesta frente a la problemática del coronavirus. Privando a miles de alumnos los cuales para poder acceder a la misma comúnmente recaen en trabajos precarizados que ahora son casi inexistentes, quedándose sin sueldo alguno para poder pagar los exorbitantes aranceles (que van desde $7.000 a $10.000) y todo el material de estudio necesario, así también muchos están imposibilitados de un verdadero acceso al Internet para realizar las dichas clases virtuales, las cuales tienen muchos más contras que pros, sin contemplar que es imposible en situación de cuarentena obligatoria poder acercarse a un Rapipago para realizar los pagos, y el riesgo que nos expone el manipular efectivo y salir de la casa en el día a día. 

Frente a múltiples reclamos del estudiantado por falta de información las facultades no han dado respuesta alguna, si se correrán las fechas de vencimiento, cómo poder acceder al mismo para pacientes de riesgo, cómo acceder a los cursos virtuales con las múltiples imposibilidades que vivimos. 

Por eso desde la UJS reclamamos el no pago de arancel y cuotas de los meses de marzo y hasta que dure la cuarentena, así como también el congelamiento de los mismos en todas las universidades privadas de la provincia, al tiempo que reclamamos un cronograma educativo discutido con los estudiantes y docentes, que garantice que todo el alumnado pueda acceder a la cursada.
 

 

En esta nota:

Compartir