fbnoscript
31 de marzo de 2020

Vamos por el aumento de la beca Progresar a $10.000

La pelea para que  ningún estudiante se quede afuera implica una lucha para arrancarle presupuesto y un plan integral de becas al gobierno y a las gestiones universitarias.

La extensión del Covid-19 a nivel nacional puso arriba de la mesa los problemas económicos, sociales y de salud que padece nuestro país y el mundo entero. Uno de los sectores que más sufre en el marco del avance de la pandemia son lxs trabajadorxs informales (en negro, monotributistas, cuentapropistas, etc.): son quienes no tienen cobertura frente a la cuarentena y han quedado merced del coronavirus. 

El bono de 10.000 por familia para quienes se encuentren en la informalidad es irrisorio: ninguna persona y mucho menos una familia puede vivir con esa suma mensualmente. Al interior de este grupo, la juventud y les estudiantes somos uno de los sectores claramente perjudicados, por lo cual tomar medidas de urgencia en pos de evitar la deserción y garantizar la cursada.

Edúquese quien pueda

Los problemas sociales y económicos para quienes estudian están, por lo tanto, a la vista. A éstas se suman que en muchas Universidades de todo el país se avanza en proyectos de virtualización, es decir, de aplicación de la educación a distancia. Esto plantea problemas de todo tipo y color: para empezar, implica un aumento significativo de la precarización de los docentes, que tienen que extender su horario laboral (sin recibir una paga extra) y dotarse por sí mismos de los medios para dar clase (internet, computadoras).

Para quienes estudian, a su vez, esto también genera una mayor cantidad de inconvenientes. No todos los estudiantes tienen acceso al Wi-FI o a computadoras. A su vez, la situación implica que muchxs no tengan ingresos, o si los tienen es porque son obligadxs a trabajar en el medio de la cuarentena, a riesgo de perder su empleo. La problemática, entonces, debe ser abordada de conjunto.

Las autoridades que responden a las diferentes camarillas universitarias no han emitido palabra sobre cómo dar solución a los inconvenientes que esta situación genera para docentes y estudiantes. Tampoco lo han hecho las agrupaciones que responden políticamente a las diferentes camarillas. 

Tanto el las agrupaciones peronistas (La Cámpora, La Mella, etc.) como las agrupaciones radicales (Franja Morada, Nuevo Espacio) limitan su campaña a pedir que las telefónicas liberen los datos, pero nada con respecto a las dificultades que esta situación genera para docentes y estudiantes. La Franja Morada se limitó a pedir la “extensión” de la fecha para inscribirse en el Progresar, pero sin cuestionar su monto ni nada similar. El apego a las autoridades les impide hacer una campana que no esté a tono con los intereses de las mismas. La independencia política es crucial para defender la universidad y la educación. 

Vamos el aumento de la Progresar y un plan de becas nacional

Las becas estudiantiles que hay en el país tienen montos muy por debajo de las necesidades de la juventud. La Progresar, posiblemente la más importante, otorga 2250 pesos mensuales mayormente (e incluso, en algunos casos, retiene el 20% hasta demostrar la “regularidad” al final del año). Se cobra 10 meses, por lo que quedan dos por fuera de la beca y solamente dura dos años. 

El resto del sistema de becas es igual de precario. Por ejemplo, la beca Sarmiento de la UBA llega a un monto de 3100 y no se puede cobrar con la Progresar. El Programa Nacional de Becas Universitarias (PNBU), que otorga el Ministerio de Educación, significan 2500 pesos anuales, a cobrar en cuotas.

La gravedad de la situación acentúa la importancia de aumentar las becas económicas a les estudiantes. Entendemos que, al menos mientras dure la pandemia y las dificultades extra que la misma genera para mantener los estudios, la Beca Progresar tiene que subir su monto a 10.000 y la posibilidad de acceso debe ser automática y sin restricciones.

Desde la UJS, les proponemos a todas las agrupaciones independientes del movimiento estudiantil la realización de una campaña común para lograr esto en todos los lugares de estudio a nivel nacional. Manos a la obra.

 

Compartir