fbnoscript
7 de junio de 2007 | #995

La Plata

Aspiazu, un rector ilegal

En la ciudad de La Plata el movimiento estudiantil salió a la calle para enfrentar a la Asamblea Universitaria reaccionaria.

Luego de que los estudiantes impidieran el primer llamado a asamblea, las camarillas y sus decanos hicieron clandestinamente la “asamblea” a 300 kilómetros de la ciudad (en la localidad de 25 de Mayo), custodiados por la Policía bonaerense y sin quórum (de los 128 asambleístas necesarios para sesionar, sólo había 121). El recuento de votos fue turbio. La Asamblea Universitaria que se llevó adelante en 25 de Mayo estuvo plagada de irregularidades y truchadas, que la convierten en el fraude más escandaloso de la historia en la Universidad de La Plata. En cada facultad hubo una simple reelección de las camarillas en el poder. En Periodismo, Arquitectura, Medicina e Ingeniería, las camarillas “se reeligieron” en la calle, debajo de un árbol, sin la presencia de los consejeros estudiantiles.

La reelección del privatizador Azpiazu contó con la complicidad de los autodenominados decanos “progres”, como Belinche (Bellas Artes).

Cuentos chinos

Tanto la Cepa-PCR como la Copa (Frente Darío Santillán), que dirigen la Federación Universitaria, tuvieron posiciones contradictorias.

Por un lado, planteaban la necesidad de salir a luchar por la democratización. Pero en Bellas Artes y Agronomía votaron a los respectivos decanos con la excusa de que el voto a los decanos “progres” provocaría “la crisis con los derechistas”; y terminaron votando a Azpiazu. Todos los decanos son parte del régimen privatizador y hacen sus propios negociados con él.

El desenlace confirma el fracaso de esta orientación. Desde el Centro de Estudiantes de Arquitectura y en toda la Universidad, la UJS denunció y enfrentó las elecciones de todas las camarillas y sus decanos como el primer paso para enfrentar a esta asamblea reaccionaria.

Como sigue

Las trenzas privatizadoras han convocado de palabra a realizar una reforma de estatutos. Se trata de una maniobra para desactivar la lucha del movimiento estudiantil.

Hoy, la Universidad de La Plata está movilizada; los estudiantes son parte activa de todas las luchas de la región. Es la oportunidad para convocar a un Congreso Extraordinario de la Fulp que discuta un plan de lucha por todas las reivindicaciones estudiantiles y universitarias, y por la democratización, impulsando en los consejos académicos, el desconocimiento de la Asamblea Universitaria trucha y reaccionaria.

¡Aspiazu es ilegal!

Compartir

Comentarios