14/02/2002 | 741

Ahora, Asamblea Nacional Piquetera

vicepresidente de la FUBA

La convocatoria a la Fuba para participar en la Concertación, produjo una deliberación política en el «Frente 20 de Diciembre» que conduce la Federación.

 

El ala frenapista, fogoneado por el CTA, era partidaria de ir en ‘forma crítica’; o sea participar como cómplices ‘críticos’de la tregua que sustenta Duhalde. La UJS denunció que la Concertación era un operativo político de los yankis, la UIA, el clero y la burocracia sindical para sostener la política de licuación de deudas de la «patria capitalista», de salvataje de los bancos y de miseria para el pueblo. La posición que se impuso fue rechazar la tregua e impulsar las Asambleas Populares.

 

La Fuba piquetera tiene el desafio de desarrollar el movimiento por nuestras reivindicaciones propias y comunes, para acabar con este régimen al servicio de los banqueros y los explotadores, sustituyéndolo por una Asamblea Popular Constituyente libre y soberana que reorganice de pies a cabeza nuestra sociedad.

 

Los estudiantes universitarios no faltan a la cita. Lo demostraron las asambleas interfacultades, los cortes, las marchas masivas y el campamento del aguante durante el plan de lucha piquetero. Puede decirse que los ‘ruidazos’de Psico se anticiparon a las cacerolas. Los estudiantes también dijeron presente en las asambleas populares y en las jornadas que acabaron con Cavallo y De la Rúa.

 

Ahora la Fuba y los centros tienen que convocar a una asamblea general de todos los estudiantes preparando la intervención en la Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados que va a comenzar el sábado en Plaza de Mayo. La Fuba tiene que actuar como la gran palanca que permita la intervención de las más amplias masas del movimiento estudiantil, entrando de lleno en esta Argentina de las cacerolas y los piqueteros.

 

También te puede interesar:

La cifra contrasta con la recuperación de la actividad económica, lo que implica una mayor explotación y precarización.
En el marco de la jornada nacional de lucha del Frente Nacional Piquetero.
Un gran desafío en una ciudad de fuertes contrastes sociales.
Un sector del oficialismo analiza un nuevo plan de $14.000 con contraprestación laboral.