24/11/2021
UNIVERSIDAD DE GENERAL SARMIENTO

Cómo impactan las elecciones nacionales en el Centro de la UNGS

Secretario Académico del Ceungs

La derrota del peronismo en las recientes elecciones legislativas profundizará la parálisis del Centro de Estudiantes de la Universidad Nacional de General Sarmiento (Ceungs). La elección histórica del FIT-U abre enormes posibilidades para que la izquierda y los sectores independientes pongan en pie un reagrupamiento en defensa de la educación.

El Puente-Funyp cumplió dos años como presidencia del Ceungs. Vale aclarar que jamás se convocaron a elecciones y que su continuidad al frente del Centro es por prórrogas votadas de manera clandestina. En estos dos años, la conducción peronista mostró su total incompatibilidad para defender un programa en defensa de los estudiantes y docentes.

Luego de varios meses sin convocatoria sesionó, recientemente, de manera clandestina, la Comisión Directiva del Centro. Desde ya, la reunión solo sirvió para que El Puente aprobara por mayoría el conjunto de los puntos, es decir, autoextender su mandato hasta el 2022. De los problemas educativos, ni una mención.

Desde el 2020 venimos denunciando que en un contexto de ajuste, que recae especialmente sobre las espaldas de jóvenes y estudiantes, la parálisis del Centro es criminal. El 40% de deserción educativa fue una verdadera masacre contra los estudiantes. Pero el Centro no movió un dedo, ni por becas verdaderamente acordes a las necesidades ni por garantizar la conectividad a través de compus y Wi fi para quien las necesite.

Del derrumbe educativo virtual ahora se inicia la transición a la crisis de la presencialidad: muchos estudiantes para poder subsistir tienen más de un trabajo, con jornadas agotadoras, o pasan el día arriba de una moto o bici por menos de $40 mil mensuales. Compatibilizar ese régimen de superexplotación con la cursada presencial es básicamente imposible. Sin una política de becas universales, de por lo menos $20 mil, los estudiantes tendrán que decidir entre cursar o laburar para vivir. La elección será sencilla: comer.

Por otro lado, la vuelta a clases presenciales pondrá en escena la enorme crisis de presupuesto para infraestructura. Tendremos aulas superpobladas, estudiantes cursando desde los pasillos, baños colapsados y docentes superestresados. Ni hablar de la imposibilidad de concretar protocolos de bioseguridad que aún son importantes para limitar la circulación del Covid 19 que aún existe.

Ajuste, ajuste y más ajuste

La hoja de ruta del gobierno nacional es muy clara: llegar a un acuerdo con el FMI. Aunque La Cámpora diga que «la deuda no la van a pagar con el hambre del pueblo», es precisamente lo que su gobierno viene haciendo desde que asumió y ese rumbo es el que se va a profundizar con el pulgar para arriba de la jefa CFK. La universidad nuevamente va a estar entre los recortes del ministro «Tijeras» Guzmán. En este punto, es importante destacar el balance de gestión de El Puente-Funyp (pues nos anticipa lo que -no- harán el año que viene): festejaron el préstamo de 20 tablets a estudiantes para cursar. Cuando la comunidad estudiantil está compuesta por 20 mil estudiantes, de los cuales, según un censo realizado en 2019, más del 10% no tenía acceso a computadoras. Es decir, más de 2.000 alumnos. Con una pobreza que aumentó al 50% entre jóvenes del conurbano, uno podría pensar que empeoró notablemente la situación de acceso a la virtualidad.

El Puente, que es parte de la JUP (juventud peronista ligada a Alberto Fernández y a los intendentes), continuará paralizando y vaciando al Centro en función de colaborar con el ajuste del gobierno nacional. Lo mismo se repite a nivel del Rectorado; recordemos que Gabriela Diker se encuentra licenciada de sus funciones como rectora por ser parte del gabinete educativo albertista, hoy bajo el mando de Jaime Perczyk (ex rector de la Universidad de Hurlingham y líder de los rectores del conurbano).

La izquierda

El adelanto del programa para las universidades está plasmado en el presupuesto 2022 que plantea una disminución en términos reales del 17%. Sin dudas, esto significará un nuevo golpe para nuestra universidad, que se verá aún más asfixiada.

Desde la izquierda debemos valernos de la elección histórica que realizamos con el FIT-U, conquistando 4 diputados nacionales y concejales en distritos claves para nuestra universidad como José C Paz y Moreno (dos en cada distrito) o el 7,09% en Malvinas Argentinas, y convocar al conjunto de los estudiantes a poner en pie un polo de lucha, con un programa claro de reivindicaciones que tenga como norte estratégico enfrentar el ajuste nacional junto a los trabajadores, tomando cada reivindicacion estudiantil. En ese programa, un punto destacado es exigirle al peronismo que convoque a elecciones de centro de forma inmediata, una vez iniciado el conjunto del ciclo lectivo en el año 2022.

El Yunque- UJS pondrá toda su energía en desarrollar esta perspectiva. Convocamos especialmente a las fuerzas que componen el FIT-U a desarrollarla en común.

 

También te puede interesar:

Ante la parálisis de la conducción del centro de estudiante.
A 45 años del golpe genocida, impulsemos una asamblea estudiantil para movilizarnos junto al encuentro memoria verdad y justicia.
La Universidad de General Sarmiento y el día de la mujer trabajadora.
Un nuevo llamado a voluntarixs por parte del Centro para la detección del Covid-19 (CeTec-U).
¡Reforcemos los esfuerzos y dupliquemos la apuesta por las luchas que se vienen!