25/08/2018

El ajuste macrista a la Universidad y sus cómplices

Sobre la carta de denuncia de la rectora Gabriela Diker, de la UNGS, a Macri
Por Daiana Cabrera Presidenta del CEUNGS y Consejera Superior de la UNGS

Es de público conocimiento que Gabriela Diker, rectora de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), escribió una carta a Mauricio Macri titulada “La universidad es un derecho presidente, no un privilegio”. Los párrafos que dan cuerpo al escrito denuncian de manera acertada el nefasto rol de Macri-Finnochiaro al frente del sistema universitario nacional.

Se mencionan correctamente el recorte de 3000 millones de pesos del presupuesto universitario nacional, como así también que a la mayoría de las universidades el Estado les adeuda más de 6 meses de presupuesto para gastos de financiamiento (servicios básicos como electricidad gas o agua). Como se puede apreciar, la denuncia que la rectora carga contra Macri es completamente cierta, pero carece de profundidad a la hora de encarar un verdadero debate sobre la situación de las universidades y el conjunto de los responsables de lo que sucede.



Rectorxs y Gobernadorxs, ausentes de la crítica


Si Macri lleva adelante el ajuste que lleva en el país, claro está que no lo hace en soledad. Recordemos que su coalición Cambiemos es minoría en el Congreso Nacional, por lo que debe apelar a las distintas variantes del PJ (incluido Massa y el kirchnerismo) y a los gobernadores. Con el apoyo de estos sectores ha aprobado un paquete de 100 leyes de ajuste contra el pueblo trabajador, empezando por el pago a los fondos buitres, seguido por el escandaloso robo a los jubilados en las jornadas de diciembre del año pasado. El andamiaje económico impulsado por Macri y que conlleva a un ajuste fuertísimo en las universidades es apoyado por el conjunto del régimen.



El conjunto de Rectorxs nacionales que dan forma al Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), del cual Gabriela Diker es parte, juega el rol de dejar pasar el ajuste universitario y en muchos casos son la gran mayoría de los rectores quienes sacan provecho económico del ajuste: el eje de la política de Macri al interior de la universidad es pasar progresivamente a una privatización general, para ello el primer paso es devaluar la universidad pública y equipararla con la privada, por eso está impulsando una verdadera contrarreforma universitaria de la mano de Hugo Juri, rector de la universidad de Córdoba (UNC), quien a principio de año fue votado por todxs lo rectorxs del CIN como presidente de dicho organismo. ¿Cómo podemos enfrentar a Macri votando a su rector privatista como presidente del CIN?.


La contrarreforma de Macri-Juri consiste en devaluar las carreras públicas actuales, quitarle contenido, especificidad y desvalorizar los títulos de los graduados en el mercado laboral (resolución del Ministerio de Educación 1254/18 que recorta las incumbencias de 37 carreras publicas).  Lo que Macri busca finalmente es la proliferación de carreras cortas que tengan valor únicamente a partir de la realización de máster y doctorados pagos (posgrados arancelados). Es en la venta de cursos donde se realiza el engrosamiento de la billetera de muchxs rectorxs como también de un puñado de docentes acomodados que forman verdaderas camarillas profesorales. Teniendo en cuenta esta situación conocida por todo el mundo universitario, ¿por qué Gabriela Diker no hace mención del pacto entre buena parte de lxs rectorxs con Macri/Finocchiaro?


Ganemos las calles para defender la universidad


Desde la agrupación de la cual soy parte (El Yunque-Partido Obrero) en la presidencia del Ceungs, pensamos que la defensa de la universidad vendrá únicamente de la organización independiente de la comunidad educativa y de la movilización que se logre desarrollar. No vamos a golpear a Macri si omitimos el rol cómplice en el ajuste que tienen gobernadorxs y rectorxs. Nada bueno podemos esperar de ellos. El magro presupuesto universitario condena a lxs estudiantes, por ejemplo de la UNGS, a tener una oferta horaria escasa, superposición de materias, peligro de no obtener cupos, finalmente imposibilidad de conjugar estudio y trabajo. El derecho al acceso y permanencia en la universidad de trabajadorxs e hijxs de trabajadorxs debe dejar de ser un slogan y convertirse en una política concreta.



En el marco del conflicto de lxs docente que pelean contra la paritaria de hambre de Macri, las universidades a lo largo y ancho del país se están poniendo de pie: movilizaciones a Plaza de Mayo este 24 de agosto, a palacio Pizzurno el 30 de agosto, clases públicas, abrazos a las universidades, una verdadera pueblada en zona sur en defensa de la universidad Jauretche, asambleas interclaustros para discutir cómo seguirla. Todo ello con el marco de un “No inicio” con un acatamiento masivo (190 mil docentes pararon).


Desde la UNGS tracemos un camino de lucha hasta el final, basado en la deliberación y la acción conjunta de estudiantes docentes y trabajadores como hemos logrado hacer realizando una gigantesca movilización de alrededor de mil personas a San Miguel.


Aportemos nuestro grano de arena para derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI.

Tenemos enormes reservas de lucha.


Te puede interesar: La Universidad de General Sarmiento de pie: masiva movilización al centro de San Miguel

La UBA en Plaza de Mayo, en medio de un paro nacional masivo