06/06/2002 | 757

El presente como historia

Consejero estudiantil de Sociología

Tal como lo ha votado una asamblea interclaustros masiva, la carrera de Sociología se dispone a elegir de manera directa, para fines del mes de junio, a su director, quebrando los mecanismos antidemocráticos que rigen el conjunto de las facultades y universidades del país, donde el voto de los profesores titulares equivale al de 40 estudiantes o más. Este método de representación es el que permitió perpetuar a Shuberoff durante 16 años como rector de la UBA, sobre la base de «roscas» y prebendas con las camarillas profesorales, beneficiarias directas del arancel y la privatización. Es el que permite ahora que un confeso privatista, Jaim Echeverry, se encuentre a la cabeza de la UBA.

 

El derrumbe del aparato radical-frepasista

 

Las elecciones del año pasado en la facultad expresaron, con antelación, la crisis terminal del gobierno de la Alianza. Sus listas estudiantiles recibieron el apoyo de apenas el 11% de los estudiantes, la UJS conquistó la Secretaría General del Centro de Estudiantes. En el caso de Sociología, Franja Morada no fue capaz siquiera de presentar los cuatro candidatos necesarios; la UJS logró un consejero de la carrera.

 

El decano frepasista Malimacci fue derrotado y tuvo que irse envuelto en un escándalo que lo vio involucrado en una estafa con planes trabajar a desocupados de un barrio de Lanús; hoy se encuentra trabajando en el Rectorado como operador político de Jaim Echeverry.

 

Este proceso es la respuesta contundente y de contenido revolucionario del movimiento de lucha en la facultad: se da en un cuadro de colapso en Sociales, donde alrededor del 40% de los docentes trabajan ad-honorem, no se pagan los servicios, se cursa bajo condiciones edilicias insoportables que violan todas las normas elementales de salubridad y que golpean, incluso, sobre el rendimiento académico de los estudiantes, cuyo promedio general descendió de 6,9 a 6,1 en apenas 5 años.

 

¡Que se vayan todos!

 

De la misma manera que los mecanismos de representación arcaicos que rigen en las universidades nacionales permiten colocar en su cabeza a agentes de la privatización y los planes del Banco Mundial; la ruptura de los mismos debe dar pie a que se vayan todos para elegir de manera democrática a autoridades que se pongan a la cabeza de la lucha en defensa de la universidad pública, poniendo al movimiento universitario en la calle contra el gobierno de Duhalde y el FMI.

 

En momentos en que se ha abierto en el país una situación revolucionaria, el movimiento universitario está llamado a ser uno de los protagonistas en el desenlace de la crisis para que los trabajadores demos una salida propia, de alcances históricos.

 

En Sociales, estamos escribiendo un capítulo.

 

También te puede interesar:

Los compromisos financieros suman casi 9.000 millones de dólares hacia marzo, mientras que las reservas internacionales líquidas están en terreno negativo.
Fue el pasado viernes por una convocatoria efectuada por el FIT-U.
Y un apriete a la oposición para que ponga sus huellas en la entrega.
Una importante reunión de organizaciones acordó las consignas para el 11 de diciembre.