28/06/2020

El recorte presupuestario habilita el ingreso del sector privado en los cuatro hospitales de la UBA

El congelamiento del presupuesto universitario en la Facultad de Medicina, habilita un ingreso muy esperado por parte de sectores privados, enemigos de la educación y la salud pública.


La Facultad de Medicina viene funcionando con un presupuesto que ya implicaba un recorte, cuando fue discutido a fines de 2018 bajo el gobierno de Macri, y que fue directamente pulverizado por una inflación que ya ronda el 70% entre Enero 2019 y Junio 2020. Devaluado en un 70% desde la última vez que se votó en el Consejo Directivo de FMed. Las partidas presupuestarias fueron suspendidas y llevó a enfrentar a la pandemia sin recursos ni personal.   


Este presupuesto de ajuste (a lo Alberto) tiene medidas muy concretas, los hospitales universitarios (Clínicas, Roffo, Lanari y Vacarezza) deben enfrentar la pandemia sin presupuesto. Pero lo que es un problema para el sector público, es una oportunidad para sectores privados, que durante años ansiaron poder meterse en los hospitales de la UBA. Por esta falta de presupuesto, se habilita el desembarco, de laboratorios y empresas privadas en el Hospital de Clínicas. El lobby de laboratorios y empresas privadas son la puerta de entrada para luego quedarse en uno de los hospitales más grandes (y más vaciados) de América Latina. 


Profesionales de los cuatro hospitales Universitarios denuncian la falta de personal, recrudecida en la crisis de Enfermería. Los contagios entre lxs profesionales crecen día a día, y son renovadxs como fichitas descartables; lo denunciamos en su momento para el Hospital Roffo. Por supuesto, no se puede dejar de decir que el ajuste y la asfixia presupuestaria viene de años, siendo una política común de los distintos gobiernos en acuerdo y complicidad con las autoridades universitarias también. 


Esta situación abre un interrogante: ¿Cómo nos organizamos ante esta política? Debemos denunciar la absoluta complicidad de las autoridades y el NEM (Nuevo Espacio Medicina) en todo esto. El claustro estudiantil naranja, no abrió la boca en ningún momento sobre esta situación, cuando ellxs votan el presupuesto y eligen a dedo a sus directores. La falta de presupuesto afecta directamente a docentes, estudiantes y trabajadores de la salud. 


Sumate a la campaña para exigir a las autoridades universitarias aumento presupuestario para defender a los hospitales universitarios y marcar las intenciones de los sectores privados, exigiendo una intervención real en la pandemia acorde a las necesidades de estudiantes, docentes y profesionales de la salud.



 

También te puede interesar:

A propósito de una publicación de la agrupación oficialista en Derecho-UBA, y su reivindicación de la primera fiscal de instrucción de la causa.
Fuera Monsanto, Syngenta y todas las empresas de los agronegocios.
Luchemos por la Educación sexual, laica y científica.
Así se estableció en el plenario del Consejo Interuniversitario Nacional. Más que nunca, la defensa de la universidad pública está en manos de estudiantes y docentes.