22/09/2021

FADU: hagamos oír los reclamos de estudiantes y docentes

Movilizamos el lunes 27 desde las 16 horas a las puertas de la facultad.

A pocos días del anuncio del regreso progresivo a la presencialidad en la FADU, nuestra facultad atraviesa una situación de crisis inédita que se viene desarrollando desde el inicio de la pandemia. No hace falta ir mucho tiempo atrás para recordar la renuncia del exdecano Guillermo Cabrera, después de tres meses de licencia, acusado ante la justicia de abuso sexual, acoso laboral y hostigamiento.

Este hecho aberrante terminó de detonar una crisis al interior de la gestión de la facultad, quien llega a las elecciones de este año de forma partida, con Carlos Venancio como decano y con un Consejo Directivo que solo funcionó 5 veces desde el comienzo de la pandemia. Durante la actual gestión de Venancio, el Consejo sesionó una sola vez y con un único motivo: manipular el calendario electoral de forma fraudulenta y desatender reclamos sentidos de estudiantes y docentes. El enojo no se hizo esperar.

Es que desde el comienzo del Covid-19 y la virtualidad forzada proliferaron los reclamos por conectividad. En el marco de un ajuste feroz, la gestión de la FADU (en conjunto con la de la UBA) dejó afuera a miles de estudiantes que no tenían computadoras o no podían acceder a WiFi. La ausencia de becas estudiantiles y la falta de conectividad se tradujeron en una deserción forzada masiva, que incluso las propias autoridades reflejaron en una encuesta hecha.

Del lado docente, el convenio colectivo fue avasallado con la pandemia. Para peor, en nuestra facultad dos de cada tres docentes dan clases de forma gratuita, “ad honorem”, mientras que el tercio restante tiene la “dicha” de cobrar salarios de hambre. El Consejo Directivo y las autoridades decidieron omitir todos estos problemas que afectaron directamente a la cursada de todxs lxs estudiantes y los derechos laborales de la docencia.

Para ser claros, si hasta ahora se sostuvo la cursada fue por el esfuerzo de estudiantes y docentes que pusieron (y ponen) plata de su bolsillo para poder asistir a las clases y para impartirlas. Deben utilizar todos los recursos disponibles, en general, sin ayuda de la gestión de la FADU, ¡si ni siquiera teníamos un campus propio de la facultad!

En este cuadro, un sector ligado al kirchnerismo (La Cámpora, La Corriente, AUGE, La Mella) busca posicionarse como oposición a la actual gestión de la FADU, denunciándola de “conservadora” y “antidemocrática”. Ambas cosas son ciertas. Nobleza obliga: son tan ciertas como el acuerdo que mantienen en la universidad oficialistas y opositores para cogobernarla y hacer pasar eb conjunto la política de ajuste antes mencionada. Si hasta las dos fracciones festejaron por igual la asunción del nuevo Ministro de Educación, Jaime Perczyc, impulsor de la resolución 1254 que limitó los alcances de distintos títulos universitarios.

Lo que realmente se encuentra de fondo no son políticas opuestas, sino la elección de decano por venir, donde ambas fracciones se disputarán el decanato y el manejo de la caja de la FADU. Queda claro, entonces, que para que haya una FADU verdaderamente democrática tenemos que ser lxs estudiantes y docentes, de forma independiente, quienes nos pongamos a la cabeza de la lucha por nuestros reclamos. Por eso convocamos, el lunes 27 a las 16 horas, a la puerta de la facultad.

Vamos a organizarnos con un petitorio que coloque como eje la democratización y contra el ajuste en la FADU: por becas de conectividad para todxs lxs que lo necesitan. Inmediata puesta en marcha de los programas de salario para lxs docentes ad honorem. Aumento del salario docente. Claustro único docente en el Consejo Directivo. Contra la violencia de género, por un organismo electo por docentes, estudiantes y no docentes, que cuente con un equipo interdisciplinario. Comisiones mixtas de seguridad e higiene para comenzar a debatir las condiciones de vuelta a la presencialidad.

También te puede interesar:

Tras consolidarse un ajuste de al menos un 20% en 2021, el próximo año traerá un aumento del 26,5% con una inflación prevista del 33%.
Luego de que las autoridades los eliminaran arbitrariamente por dos años, esta semana comenzaron los exámenes promocionales.
A raíz de una propuesta impulsada por la UJS y por las fuerzas del FIT-U.
Asamblea y movilización por lo nuestro.