28/06/2018

Fraude en la FUBA: a propósito de un “análisis” publicado en el diario Clarín

El operativo contra la FUBA montado por el rectorado de la UBA y las agrupaciones radicales y peronistas tuvo una cobertura mediática brindada por los medios alcahuetes del gobierno.


Es el caso del diario Clarín, que publicó una nota de Pablo Sigal titulada “FUBA: la izquierda cayó en la propia trampa del doble comando”. El presidente de la federación, Julián Asiner, desmintió en Twitter las imprecisiones vertidas por el periodista en su “análisis”. Según éste, producto de las alianzas electorales que retuvieron la conducción de la FUBA durante los últimos 17 años, se habría creado un “doble comando” al frente de la federación que hizo posible que Franja Morada acredite dos delegados –uno por Económicas y otro por Filosofía y Letras– pertenecientes a listas que se habrían ido con los radicales de Emiliano Yacobitti.


“Efectivamente, el kirchnerismo universitario se partió y todo un sector del supuesto ´anti-macrismo´ jugó como mascarón de proa para que Franja Morada y el PRO ganaran la federación (MLI de Ingeniería, UES de Sociales, Miles de Medicina)”, explicó en su cuenta Julián Asiner (@julianasiner). Sin embargo, los dos delegados en cuestión pertenecen a otros sectores K, que no se integraron al acuerdo con el rectorado (Alternativa Estudiantil de Económicas y Movimiento Independiente de Filosofía) cuya representación fue violada. Las listas de las que formaron parte obtuvieron un delegado cada una con nombre propio: Luz Assman y Federico Amoretti. Franja Morada reemplazó estos delegados con otras personas que no habían sido electas. Esto es lo que oculta la nota de Clarín. “Tanto Luz como Federico [los delegados efectivamente electos] se apersonaron en el congreso de la Franja para declarar bajo escribano público que no darían quórum a las agrupaciones de Macri y Barbieri. Se truchó su representación, violentando el mandato que los estudiantes votaron en las urnas”, agregó @julianasiner. Ambos dejaron constancia de que nadie podía acreditar en su nombre dado que no acreditaban no por no poder hacerlo sino porque se trataba de su decisión política, como de los otros 63 delegados que rechazaron dar quórum a ese Congreso fraudulento amparado por las autoridades.


La nota de Clarín tiene una clara intencionalidad, porque habla de un “desgaste de la izquierda”, lo cual puede ser la opinión del autor de la nota, pero de ninguna manera una causa objetiva para justificar un fraude. Tampoco hay pruebas de una “preponderancia del reformismo”, como divaga Sigal, porque lisa y llanamente no hay tal. De hecho, las agrupaciones “reformistas” (Franja Morada) no avanzaron en el movimiento estudiantil, al punto que debieron esconderse en su “FUBA Viamonte” detrás de dos agrupaciones K (MLI y UES). Como explica Asiner en su hilo, de hecho, “la UJS-Partido Obrero defendió todas sus posiciones e incluso avanzó en delegados. Lo que habilitó la ofensiva fraudulenta del rectorado fue el pasaje de sectores K”, y no el “desgaste” que imagina Sigal.




 


Finalmente, la nota vuelve a adjudicar episodios violentos a una intencionalidad de la presidencia de la FUBA, desmentida varias veces, intercambiando víctimas y victimarios: fue la patota de Barbieri-Yacobitti, con el apoyo de la Policía de la Ciudad, la que atacó a los estudiantes movilizados en la sede del rectorado. En estos momentos, la jueza Servini de Cubría todavía mantiene detenido a Federico Fernández, estudiante de Sociología, como parte de esta ofensiva para “aleccionar” a los estudiantes que luchan contra el ajuste y los planes privatistas del gobierno contra la educación.


“Seguimos reclamando la libertad de Fefe Fernández. Y volvemos a insistir: la última palabra sobre la FUBA no la tendrá Barbieri, un juez o un policía; la tendrán los estudiantes en las elecciones libres y democráticas que convocaremos no bien se inicie el segundo cuatrimestre. Hasta entonces, los 8 centros de 13 que defendemos una FUBA independiente del gobierno y el rectorado seguiremos en las calles peleando por todos los reclamos de la juventud, por la sanción del aborto legal y la defensa irrestricta de la educación pública”.

En esta nota