24/05/2020

General Sarmiento: reunión del Ceungs mostró a una conducción burocrática y de espaldas al movimiento estudiantil

Organicémonos por nuestros reclamos y superemos la parálisis del centro.
Por Santi Spo , secretario académico

Tras cuatro meses sin reuniones de centro de estudiantes de la Universidad de General Sarmiento, la presión estudiantil logró que este viernes la conducción de El Puente-Funyp (PJ-kirchnerismo) se digne a convocarla.


Logró así abrirse paso la campaña impulsada por El Yunque-UJS para que se llame a reunión, que incluyó una carta abierta dirigida a la presidencia y una campaña de fotos con la consigna #PoneleFecha, con importante adhesión entre les estudiantes.


Una conducción burocrática, adaptada al Estado…


La conducción dio inicio a la reunión sin colocar ningún temario, ni mucho menos proponer su votación. Se dedicó a la presentación de un “balance de gestión” vergonzoso, en el cual no se mencionaba ninguno de los problemas que atravesamos les estudiantes en el contexto de pandemia y crisis económica, y se planteaban como hitos la realización de una encuesta (con la que… nada se hizo) y una beca de datos móviles de $250 para 40 estudiantes, financiada por una caja negra que el municipio le dio al centro.


Desde las secretarías del FEI-U y en particular de El Yunque –que forma parte de ese frente-, colocamos la necesidad de discutir un programa de reivindicaciones urgentes en defensa de les estudiantes. Llevamos la propuesta de discutir una campaña para arrancarle al Estado un aumento de la beca Progresar a $10.000 mensuales (frente a los actuales $2.500), y de un pronunciamiento del Ceungs a favor de un aumento de urgencia al presupuesto universitario, y por un impuesto a las grandes riquezas y rentas del país, para financiar esa medida, al sistema sanitario y hacer frente al hambre.


Los argumentos que nos dieron para rechazar la votación de estas propuestas fueron clarificadores. En primer lugar, que tales temas excedían al centro de estudiantes y que eran irrealizables; el PJ atrasa así los debates del movimiento estudiantil hacia la época de 1918, cuando el movimiento reformista se dividía entre quienes veían a la universidad como un factor de transformación social, entendiendo que a la vez esta transformación era imprescindible para la universidad, y quienes rechazaban cualquier discusión política que escapara del dominio de lo “académico”. Pero en nuestro caso es peor, puesto que quienes (en su mayoría) cobran la beca Progresar ¡son estudiantes universitarios! Si El Puente-Funyp no puede pelear por algo tan básico como becas estudiantiles, ¿para qué está?


Por otro lado, en nuestra universidad el grueso de les estudiantes son trabajadores y están siendo afectado por los despidos, recortes de salarios y la precarización que se profundiza. ¿Acaso no nos compete como centro colocarnos al servico de esos compañeres que se empiezan a organizar en sus lugares de trabajo? La presidencia del Ceungs nos contestó que “el gobierno ya se está esforzando por sanear las dificultades que sufre el pueblo argentino” y que, entonces, “no era el momento político para plantear un impuesto a las grandes riquezas ni ningún otro reclamo”. Una adaptación completa de las necesidades estudiantiles (y la renuncia a pelear por ellas) a las políticas del gobierno nacional. Mientras se paga la deuda externa y se beneficia a empresas como Techint, echando mano a la caja de la Anses, les estudiantes no podemos reclamar que nuestra beca se mueva de los miserables $2.500 mensuales.



…y a las autoridades


Frente los problemas que trae la virtualidad, presentamos un paquete de medidas para que sean votadas. Propusimos defender la regularidad incondicional para que ningún estudiante pierda el cuatrimestre por la pandemia. El Puente se abstuvo, y el Funyp, fiel a su tradición, siguió los lineamientos de la gestión y directamente votó en contra. La regularidad no solo implica mantener la cursada, sino también obra social y becas a la que un estudiante podría estar accediendo. Opusieron a este punto un relevamiento desde el Ceungs para saber qué estudiante tiene problemas y cual no, y qué tipo de problemas tienen. ¡Pero ya pasaron dos meses! Los relevamientos ya están hechos. El problema es que no se hace nada con ellos. Llamamos la atención sobre el voto positivo de los compañeros del PTS a esta medida distraccionista.


A su vez, propusimos que el rectorado reciba al conjunto de la comisión directiva para llevar la preocupación y los reclamos estudiantiles. Votaron en contra. Estamos ante un modelo de centro donde solo vale lo que dice su conducción. También rechazaron la creación de un comité educativo integrado por docentes y estudiantes para tomar en nuestras manos el futuro del ciclo lectivo. Se escudaron en que ellos ya se estaban reuniendo con la gestión, pero ningún estudiante fue anoticiado de esta reunión ni de lo que se discutió. Se reúnen a espaldas de les estudiantes y, para colmo, no consiguen solucionar ningún problema.


En la reunión, logramos que se apruebe la exigencia de que se entreguen tablets y computadoras de la universidad para lxs estudiantes que no tienen estas herramientas, y que el Estado se haga cargo de lo que la universidad no logre cubrir. También se aprobó nuestro pronunciamiento por el pago de horas extras a docentes por el trabajo en exceso que requiere la virtualidad. Finalmente, El Puente y el Funyp se opusieron a la propuesta del FEI-U de convocatoria a una asamblea virtual la semana entrante, y votaron en contra de realizar un petitorio para organizar los reclamos votados, dejando en el aire la campaña para que se conquisten cada uno de ellos.


#3J


Propusimos que el Ceungs se pronuncie por un #NiUnaMenos contra los femicidios, el aborto legal y con la consigna “El estado es responsable”, iniciativa que fue aprobada pero con el voto negativo del presidente del centro, Ignacio Gambino (reconocido militante celeste y dirigente del Puente). Sin embargo el Funyp (ligado al Frente de mujeres Ungs y al rectorado “feminista”) junto al Puente se negaron a votar que el Ceungs se sume a las acciones regionales que se realicen el 3J. No se enteraron que los femicidios no se tomaron cuarentena.


Impulsar las reivindicaciones y una asamblea que supere la parálisis del Ceungs


El desarrollo de la reunión mostró claramente a un Ceungs de espaldas a las necesidades de la juventud trabajadora de nuestra universidad. Queda en manos de los estudiantes el impulso de las acciones votadas y todos los reclamos que no fueron aprobados. Por imposición de su conducción, la próxima reunión de centro será dentro de 30 días. Pero un mes es una eternidad en este contexto tan apremiante. En un mes serán decenas de estudiantes los que abandonen las cursadas. Bastante tiempo ya perdimos.


Junto a las reivindicaciones, impulsemos una gran campaña por una asamblea abierta del Ceungs donde la voz estudiantil no sea amordazada, y nos fortalezca para las peleas que debemos dar.

También te puede interesar:

Mientras el virus se expandió a los 135 municipios, Kicillof y el ministro Gollán encubren la crisis sanitaria.
Empresas de medicina privadas vs laboratorios, una batalla por los tarifazos o subsidios del Estado.
Organicémonos frente a la entrega educativa que el gobierno prepara para el FMI.
Un operativo policial embiste contra la recuperación de tierras desde la mañana.