01/11/2021

La defensa del campo experimental de la Universidad Nacional de Luján

¿Cómo sigue la lucha?
Secretario adjunto de la Asociación Docente de la Universidad de Luján y candidato a senador provincial por el FIT-U.

En las últimas semanas fue creciendo desde abajo un importante movimiento de lucha en defensa del campo experimental de la Universidad Nacional de Luján (Unlu) y en rechazo a la implementación del proyecto de corte privatista impulsado por las direcciones burocráticas de Atunlu-Fatun (no docentes) y Adiul (sindicato local absolutamente minoritario de la Fedun) en connivencia con el gobierno nacional.

Durante todo el mes de octubre se desarrollaron diversas acciones de lucha: el rechazo -a la venta de una fracción del campo de la Unlu- masivo y unánime votado por la asamblea general de la Asociación Docente de la Universidad Nacional de Luján (Adunlu); los múltiples pronunciamientos públicos de equipos de docencia, investigación y extensión de la Unlu; el rechazo de la asamblea estudiantil; la enorme visibilización que adquirió el conflicto a través de los principales medios locales y regionales; la solidaridad de organizaciones sociales y de vecinos/as; y la movilización del 21 de octubre en el propio campo experimental.

Producto de estas acciones de lucha los objetivos iniciales de la burocracia de Atunlu fracasaron. La dirección de Atunlu (+ Adiul) no logró presentar el tema para tratamiento en la sesión ordinaria del Consejo Superior de la Unlu del pasado 28 de octubre. Sin embargo, es importante subrayar que el conflicto no está cerrado.

Elecciones en la Unlu

Bajo este escenario, el próximo 10 de noviembre se desarrollarán las elecciones generales de la Unlu donde se elegirá un nuevo rector y se renovarán complemente todos sus cuerpos colegiados.

Cabe señalar que ni el actual rector Antonio Lapolla, ni los dos binomios que aspiran a ganar el rectorado se pronunciaron públicamente sobre el tema. Este largo y deliberado silencio de oficialistas (lista 250) y “opositores” (lista 272) posibilita que el tema continúe abierto y en agenda luego de las elecciones.

Por ello es fundamental sostener colectivamente el estado de alerta y movilización de docentes, estudiantes, graduados/as, vecinos/as y, al mismo tiempo, crecer en la organización independiente de todas las listas, gestiones y burocracias de la Unlu.

Paralelamente es necesario profundizar la lucha popular por un plan nacional de viviendas para toda la población trabajadora en tierras fiscales de la nación, la provincia o los municipios, y por la expropiación de las que verdaderamente son tierras ociosas, las de los grandes terratenientes, para programas de vivienda social. Desde hace décadas los gobiernos nacionales, provinciales y municipales se muestran incapaces de resolver esta gravísima problemática, y la única salida que muestran es la represión a quienes se organizan y luchan por este derecho elemental.

¡No a la enajenación de las instituciones educativas estatales! Por una universidad pública al servicio de las mayorías populares. Aumento del presupuesto para universidad, ciencia y técnica superior a la inflación. No a la venta de tierras en la Unlu. Por un plan nacional de viviendas para toda la población trabajadora. Plata para educación, salud y vivienda, no para el FMI.

También te puede interesar:

Patoteada playera y zona liberada por la Bonaerense.
Sin ningún tipo de explicación dejó en la calle a 9 músicxs.
“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”
Se prepara una respuesta a esta política “nacional y popular”.