30/09/1998 | 602

La gran elección de la UJS

Por Editor

En las elecciones de centro de estudiantes y de delegados a la FUBA, en la facultad más grande de América, el Partido Obrero, que se presentaba por primera vez, se impuso como la segunda fuerza. Sobre 19.000 votantes, obtuvo 1.713 votos, o sea el 9%.


Este resultado no cayó del cielo; fue el fruto de un año de destacada actividad política. Mientras el prejuicio bastante extendido sostenía que los estudiantes eran hijos de burgueses o pequeñoburgueses, nosotros constatamos que si iban a la facultad de camisa y corbata era porque trabajaban.


Para nosotros, el problema fundamental es de dirección y no del atraso en la conciencia de los estudiantes. Es decir, que las continuas derrotas que sufrieron los estudiantes fueron producto, en gran parte, de las limitaciones de agrupaciones de tipo independiente quasi-en joda (TNT).


Lo que reinaba, tanto en el plano político como en el académico-ideológico, era la absoluta mediocridad. Existía una combinación de corrientes que no planteaban ni siquiera programas y que eran puro practicismo y, por otra parte, como el correlato necesario de la crisis capitalista mundial, se asistía a la bancarrota de los ideólogos y profesores del ‘modelo’.


La UJS tenía por delante la tarea de ofrecer una orientación clara, un programa que expanda la perspectiva política y que defienda los intereses estudiantiles. Además, debía dar una lucha teórica-ideológica ante la orfandad académica. A partir de esta caracterización, organizamos una mesa debate sobre la crisis financiera internacional en la que debatieron Daniel Muchnik (columnista de Clarín), Pablo Levin (reconocido docente de la facultad) y Jorge Altamira. La convocatoria a esta charla se hizo pasando por los cursos y piqueteando PO, demostrando que se habían verificado nuestros pronósticos sobre las devaluaciones monetarias. El resultado de esta actividad fue la colocación de 208 PO. La mesa-debate que se realizó en el Microcine fue un éxito: asistieron 180 estudiantes, se sentaban hasta en el piso y se acurrucaban en la puerta. Luego de esto, lanzamos la Cátedra Libre de estudio «El Capital», a cargo de la compañera Graciela Molle y de una duración de dos meses. El resultado fue otro éxito, pues se inscribieron 150 estudiantes.


La columna vertebral de nuestra campaña electoral fue, sin lugar a dudas, nuestro programa. Realizamos dos reuniones abiertas para discutir las características actuales de la universidad en general y de la facultad en particular, y analizamos las distintas tendencias políticas existentes en la facultad, incluido el contenido social de las camarillas profesorales del Consejo Directivo. A partir de estas caracterizaciones planteamos las reivindicaciones para los estudiantes que sufren un ataque confiscatorio tras otro. La naturaleza de nuestros planteos encarnó rápidamente en poco menos de una docena de compañeros que no estaban organizados en la UJS.


Varias veces, en la semana previa, fuimos recibiendo indicadores que señalaban lo acertado de nuestra orientación; al pasar por los cursos de 100 o 200 estudiantes no faltaron los aplausos masivos como resultado de nuestras intervenciones. Durante la semana que duraron las elecciones, nos acostumbramos a parar la oreja y oír «yo voté a los obreros», «viste que volvió el socialismo», «yo voy a votar al Partido Obrero». Al menos una treintena o más de compañeros, con los cuales nunca habíamos hablado, se nos acercaron y nos contaron que ellos estaban llamando a votar al PO. Cuando explicábamos nuestro programa, nos decían: «Sí, lo entendí, ahora voy y los voto».


El día del escrutinio, nosotros caracterizábamos que íbamos a salir segundos, y así fue, cada once sobres que se abrían, enseguida se veía el ícono de los obreritos marchando de Prensa Obrera. En todas las mesas llovían los votos a la lista de la 14 UJS y la sonrisa no se rateaba de nuestros rostros. No les pasaba lo mismo a los stalinistas del Ptp, que a pesar de haberse presentado ya tres veces y con un discurso hiperlavado que sólo decía enfrentarse al menemismo (¡?), quedaron dos puntos y trescientos votos por debajo de nosotros. Como no podía ser de otra manera, nos fuimos cantando y salimos de la facultad con una eufórica y afónica entonación de la marcha de los trabajadores, «La Internacional».


En la noche oscura de la mediocridad política, académica y teórica, una gran estrella está naciendo





Alianza (UCR- Frepaso)

PO


Nueva Corriente (Ptp)


PUN (PJ)


NAU (Nueva Dirigencia)


OGTe


BIP-BIP

12.532

1.713


1.448


1.105


1.102


691


449

65,82%

9,00%


7,61%


5,80%


5,79%


3,63%


2,36%