27/12/2015 | 1395

Negociados y persecución en Ingeniería de la UBA

Entrevista realizada por Juan W


El jueves 17 de diciembre se realizó un acto en la Facultad de Ingeniería en apoyo a los trabajadores de Obras y Mantenimiento, quienes están siendo perseguidos por denunciar un negociado con las obras de la facultad que incluye a las autoridades y a la burocracia de Apuba. Entrevistamos a Alejandro Germande, uno de los protagonistas.


 


-¿Qué es lo que denuncian?


-Mediante expediente público Exp. UBA 78986/2015 se comprueba, mediante la recopilación de documentos públicos (expedientes, órdenes de provisión, resoluciones, facturas, etc.), malversación de fondos, desdoblamiento de precios y asociación ilícita conformada por el decano, Ing. Horacio Salgado; el secretario administrativo, Ing. Juan José Texidó; el subsecretario de Infraestructura, Ing. Jorge Turco Greco; el subsecretario de Obras y Mantenimiento, Ing. Daniel D’Elía; el delegado de la Comisión Interna de Apuba, Alejandro Marasco, y trabajadores no docentes encabezados por el jefe de Taller de Edilicia, Carlos Rodríguez y jefe de Taller Herrería, Carlos Herrera. Todos ellos conformaron una empresa privada a la cual le son contratadas de forma directa obras de infraestructura. Desde enero de 2015 a la fecha, por un monto aproximado de 1.500.000 pesos.


-¿Cuál fue la respuesta de las autoridades de la facultad y de Apuba?


-Persecuciones y amenazas de agresión física y psicológica, dirigidas a los trabajadores de la oficina de Obras y Mantenimiento que estamos denunciando tremendo flagelo a la institución. Básicamente, nos quieren «limpiar», callar a trompadas, echar de nuestros puestos de trabajo, de modo que «la fiesta siga en paz» (cita textual del decano Salgado y el subsecretario Turco Greco en reiteradas ocasiones). Ante los ataques generamos un nuevo expediente enumerando cada uno de los actos persecutorios Exp. UBA 93142/2015, el cual incluye una denuncia penal.


 


-¿Qué balance haces del acto del 17?


-Muy positivo. Agradecemos públicamente la presencia de la Fuba, el Partido Obrero, La Mella, AGD, ATE, La Bordó, el PTS, estudiantes, trabajadores, docentes e investigadores universitarios. Todos ellos se solidarizaron con nosotros, los trabajadores que salimos a defender la Universidad de Buenos Aires de los corruptos y la burocracia sindical de Apuba. Pensaron que estábamos solos y nos íbamos a acobardar y callar, pero aquí está de pie la comunidad universitaria, desde sus expresiones más diversas, para defender la educación pública. Uno de los valores más nobles al que puede acceder una sociedad.


-¿Cómo piensan seguir ahora?


-Seguir difundiendo este hecho, que no es aislado sino sistémico por parte de las actuales autoridades de la UBA. Pedir justicia para que se sancione penalmente a todos los responsables. Crear una conciencia que les devuelva la dignidad y el valor a los trabajadores universitarios. Esta comisión interna de Apuba, bajo la dirección de Alejandro Marasco, le hace sentir al trabajador que es menos, que su trabajo no vale, que siempre es el último orejón del tarro, que debe lidiar cotidianamente con el conflicto en su espacio de trabajo, que es rehén o cautivo de Apuba para poder recategorizarse. En síntesis, le contamina su espacio de trabajo con energía negativa. De esta manera son llevados compulsivamente a «quites de colaboración» y paros que extorsionan y mantienen de rehén al resto de la comunidad universitaria.


Deben comprender que están siendo usados sólo para que unos pocos se lleven más dinero a sus bolsillos. El trabajador universitario debe comprender que pertenece a una institución pública de gran prestigio, como lo es la Universidad de Buenos Aires. Que le brinda un trabajo sumamente digno, con muy buenos sueldos, con muchísimas contemplaciones a nivel humano. Algo que no se encuentra en un ámbito privado. Y debe comprender que la educación pública no es gratuita, sino que nos cuesta muchísimo a todos los argentinos; y no estamos hablando de dinero, sino de esfuerzo, energía, sacrificio y amor.