30/05/1995 | 449

Posgrados = Arancelización

La Ley de Educación Superior dará un nuevo impulso al proceso de sometimiento de la Universidad al capital. Tal es el caso de los posgrados y maestrías, implementados a un costo superior a los dos­cientos pesos por mes, que se plan­tean como obligatorios para el ejer­cicio de la docencia en la nueva legislación. De hecho, la política consiste en desjerarquizar las carre­ras de grado, que otorgan títulos cada vez más devaluados, y jerar­quizar los posgrados arancelados.


En la carrera de Economía se intenta aprobar una reforma del plan de estudios, que acorta el ciclo de grado a cuatro años e instrumen­ta un posgrado pago de dos. En muchas facultades se están desti­nando las mejores aulas para estos cursos; la sede de Hipólito Yrigoyen de Psicología está prácticamen­te “tomada” por la Secretaría de Posgrado. En Sociales, no sólo fal­tan aulas para cursar, sino que desde el año pasado se reformaron varias, a las cuales sólo tienen acceso los que pagan estos cursos.


La semana pasada, Página 12 denunció que los posgrados que Cavallo está organizando para formar sus técnicos para el Ministerio de Economía, se dictarán, entre otras instituciones, en la UBA. Portantiero, decano de Sociales, acaba de suscribir un acuerdo con la empresa “Socorro Médico Pri­vado SA”, para que los alumnos de Comunicación y Sociología realicen pasantías (basadas en en­cuestas telefónicas), pagadas irri­soriamente, pero que servirían para “recursos genuinos para la Facultad, dado que la empresa abonará un canon por los servi­cios” (Portantiero en Revista de Ciencias Sociales, abril del ’95).


Todo esto delata gráficamente la política del gobierno, radicales y del Frepaso (Jozami, concejal del Frepaso, fue uno de los precursores del posgrado de Sociales); formar “especialistas” en los posgrados arancelados, contar con una mano de obra baratísima entre los estu­diantes a explotar con las pasantías y obtener recursos “genuinos” de financiamiento mediante acuerdos con pulpos privados.


La UJS llama a organizar el boicot al pago de los cursos de posgrado, a rechazar que las facultades se transformen en centros de I contratación de mano de obra barata (cobrando comisiones como en Sociales) para las grandes em­presas y a organizar un frente de lucha contra la “universidad del futuro” que quiere el gobierno.


Por una Universidad estatal, laica, única y gratuita.

También te puede interesar:

Fortalezcamos la organización contra la privatización y la mercantilización educativa, y expresemos la defensa de la educación pública con el voto al FIT-U.
En el retorno a un contexto de normalidad a pesar de la pandemia.
Sobre los dichos del titular en Argentina.
Crece la campaña frente el fallo del TSJ contra el acceso a la educación pública
Larreta nuevamente contra la educación pública.