Universidad

24/5/2001|707

Que la FUBA y los centros se declaren en estado de asamblea

El anuncio del gobierno a favor de arancelar las universidades públicas coincide con un estado de crisis de las organizaciones estudiantiles. Los mismos promotores del arancel han sido los protagonistas del robo de los planes Trabajar de la Ciudad.


Impuestazo


El arancelamiento cavallista se presenta como un nuevo impuestazo. El gobierno retendrá una parte del sueldo a quienes tengan hijos en la universidad y ganen más de 2.000 pesos. De esta manera se hace realidad el ‘plan’ López Murphy.


Según el gobierno y los rectores el impuestazo recaudaría un tercio del presupuesto actual (600 millones de pesos). Pero nada asegura que lo recaudado vaya a parar finalmente a la universidad; lo seguro es que finalmente sirva para hacer frente a la deuda externa. Es lo que ocurre con el Incentivo docente.


La ofensiva de Cavallo-Delich, sin embargo, no termina aquí. Quieren imponer los cupos, los exámenes de ingreso y egreso, y forzar a las facultades a sellar acuerdos con las empresas en busca de unos pocos pesos. En definitiva, su programa apunta a convertir a la universidad en una empresa ‘tercerizada’ de las grandes corporaciones. Por eso ponen como ejemplo el acuerdo entre Motorola y la universidad cordobesa, que establece que ésta investigue, trabaje y forme a los profesionales de Motorola.


Todos prendidos


No es un dato menor que la comisión que elaboró el proyecto esté integrada por el propio Shuberoff. Es decir, que después de las escaramuzas con Delich, el rector y su tropa bajaron la cabeza, por miedo, quizás, a ir presos.


La sola integración de la comisión revela una capitulación, porque las universidades privadas están en paridad con las públicas. También participan la Unión Industrial Argentina y personajes del clero, todos enemigos a muerte de la universidad pública.


Estado de asamblea y plan de lucha


Frente a la ofensiva cavallo-aliancista, sus representantes en el movimiento estudiantil se encuentran en una crisis general. Están comprometidos en el robo de los planes Trabajar y, en lo que va del año, ni siquiera realizaron una reunión de Fuba, a pesar de que en el medio cayeron dos ministros de Economía y uno de Educación.


La crisis de la Fuba se vive también al interior de los centros de estudiantes y facultades. En Ciencias Económicas, Franja se niega a convocar a elecciones a pesar de que su mandato está vencido. TNT, agrupación opositora, renunció al centro; está planteada una lucha de todas las agrupaciones para que se convoque a elecciones y que una asamblea discuta la forma y el programa que debe levantar el centro de estudiantes.


En Ciencias Sociales se formó una comisión investigadora del robo por elementos del Frepaso de la facultad de planes Trabajar con la complicidad del decano. Esta comisión ya ha dado sus primeros pasos y amplió las denuncias. El propio Consejo Directivo está comprometido y una asamblea general de docentes, no docentes y estudiantes de Sociales debe intervenir para sancionar a los responsables y hacerse cargo de la facultad.


La crisis de la Franja debe servir para superar esta dirección y dotarnos de una dirección combativa que enfrente la ofensiva de Cavallo-Delich.


La UJS y el PO plantean que la Fuba y los centros se declaren en estado de asamblea. Que el movimiento estudiantil intervenga para echar a las direcciones corruptas y cómplices. Que la dirección de la Fuba pase a una comisión provisoria que convoque a nuevas elecciones, convoque en forma inmediata a movilizarse al Ministerio de Educación y prepare un plan de lucha y la huelga general para que no pase la ofensiva de Cavallo.


La UJS ocupó el rectorado


El miércoles 9 de mayo, mientras sesionaba el Consejo Superior de la UBA, encabezado por Shuberoff, una columna de la UJS y el Partido Obrero, junto a la Nueva Corriente, ocupamos el rectorado de la UBA para denunciar la responsabilidad del aparato de la UCR en el robo de los planes Trabajar y expresar nuestro apoyo a la lucha de los desocupados de La Matanza y todo el país.


Frente a Shuberoff, primero, y luego frente a los muchos medios de comunicación presentes, se explicitaron dos posiciones políticas: la de la Nueva Corriente-Ptp, que denunciaba al gobierno pero no a Shuberoff, defendiéndolo contra la ‘conspiración’ de Delich, y la del PO, que reclamó que, además de Delich (y De la Rúa-Cavallo), debe irse Shuberoff y convocarse a la Asamblea Universitaria para que la UBA tenga una dirección consecuente frente al ataque de Cavallo-Delich.


Dos posiciones de la izquierda en la Fuba


Cuando se conocieron los robos de los planes Trabajar por Franja Morada, la Fuba convocó a una reunión pero no dio el quórum necesario para tomar resoluciones. La reunión permitió, sin embargo, conocer las posiciones políticas existentes.


La mayoría de la izquierda (Izquierda Unida, Ptp, Patria Libre, etc.) propuso una declaración que decía que la Fuba no estaba comprometida, sino sólo militantes de Franja Morada. Con esta declaración daban por cerrada la crisis y limitaban todo al resultado de una investigación.


La UJS se opuso. Señalamos que la Fuba estaba comprometida, que su sede era la misma que habría dado una ONG trucha y que el presidente de la Fuba había sido su titular. Que la Fuba estaba vaciada *ni se reúne* y transformada en una empresa de venta de viajes y tarjetas de crédito. Frente a esta situación había que declarar el estado de asamblea, que la actual dirección renuncie y se convoque al movimiento estudiantil a reorganizar su Federación para hacerla actuar realmente como una herramienta de lucha.


Que el centro de Filo se declare en estado de asamblea


Franja Morada, acusada de estafa con los planes Trabajar, ha retrucado con una denuncia similar contra militantes del Mst de Filo, que integran el centro de estudiantes.


El centro de Filo se ha pronunciado para que la Fuba se declare en estado de asamblea y se convoque a un Congreso Extraordinario. Pero para derrotar el contrataque falaz de Franja hay que ir más a fondo. El centro de Filo debe declararse en estado de asamblea, revalidar su mandato y dar de este modo un respaldo más fuerte a su moción de reorganización de la Fuba, para que cuente con el apoyo de los estudiantes.