09/11/2021

UNA: Asamblea Universitaria para votar ajustadores

Consejera Superior UNA Movimiento

El próximo jueves 11 de noviembre sesionará la Asamblea Universitaria de la Universidad Nacional de las Artes (UNA) que se dispone a, entre muchas comillas, elegir próximo rectore y vicerectore de la universidad. La actual gestión de Torlucci no pareciera tener ninguna novedad para les estudiantes más que su propia reelección. La rectora renovará su mandato, lo que significa que el ajuste en la UNA tendrá nuevos capítulos por delante.

Luego de realizar elecciones estudiantiles irregulares en medio de la segunda ola de contagios por Covid, a los ponchazos y contra todo reclamo estudiantil, la gestión avanzó en las elecciones de decanes de cada departamento, fortaleciendo su propio armado con personas ya conocidas y de características reaccionarias y hostiles a los intereses estudiantes. Elles van a defender a Torlucci en el micrófono de la asamblea y votarán su reelección, mientras les uniques que iremos a plantear los problemas que atraviesa la educación pública gracias a las autoridades y a los gobiernos que ajustan sistemáticamente seremos les consejeros estudiantiles independientes con una enorme participación de la UJS ocupando varias bancas, en una significativa cantidad de departamentos (Artes Visuales, del Movimiento y Audiovisuales) como expresión de resistencia a las políticas antieducativas.

Las autoridades de la UNA buscan reforzar y abroquelar lo propio, en una asamblea universitaria tan trucha que se hace entre cuatro paredes (cuando la sede de La Carcova -lugar donde sesionará- cuenta con amplio espacio al aire libre, si de cuestiones de distanciamiento social se trata), claramente con la intención de evitar la presencia de cantidad de estudiantes. Les consejeres estudiantiles del Consejo Superior ni siquiera podremos presenciar la sesión un situ, en una evidente intención de blindaje, una muralla que intentan levantar contra cualquier tipo de reclamo. Pero no se puede tapar el sol con las manos.

A los problemas que ya teníamos antes de la pandemia, como la falta de horarios para cursar o los títulos que tardan 5 años en entregarse, se suma la falta de conectividad que dejó a cientos de estudiantes fuera de las aulas. La gestión de la UNA baila al ritmo del ajuste en sintonía con el gobierno nacional que defienden, y han votado y ejecutado sistemáticamente un presupuesto educativo miserable, mientras no hay becas Progresar, ni IFEs, ni computadoras para la virtualidad. Hay que decir que no es solo con este gobierno, también se profundizó la privatización y el recorte con Macri en el poder.

La deserción en la UNA es total, en parte por el abandono de la gestión universitaria y en parte por la falta de perspectiva del sector de la cultura que tuvo que organizarse y luchar por bolsones de comida, seguros de desempleo y subsidios de todo tipo para poder sostener espacios y hogares. Pero mientras no se implementó prácticamente ninguna política de contención real, la gestión aprobó 34 maestrías y carreras pagas nuevas que se suman a los centenares de cursos de extensión pagos que se dictan en espacio real o virtual de la UNA, en detrimento de las carreras gratuitas.

Por todo esto, redoblamos la organización y la movilización estudiantil independiente de la gestión y de los gobiernos de turno. Desde nuestras bancas de la UJS y como representantes de les estudiantes vamos a seguir haciendo valer cada uno de los reclamos y reivindicaciones propias de nuestro sector. Más que nunca, sumate a luchar con nosotres por la defensa de nuestras carreras y la educación pública, gratuita y de calidad.

También te puede interesar:

Deliberemos en cada lugar de estudio del país cómo enfrentar este ajuste.
El planteo de La Caldera en Humanidades-Unsam.
Con una escasa asistencia, se resolvió que la elección de Centro de Estudiantes se lleve a cabo a principios de diciembre.