25/05/2000 | 666

UTN-Haedo: perdió la Franja, ganaron los peronistas y… aprobó la UJS

El 9, 10 y 11 de mayo, las elecciones del Centro de Estudiantes de Ingeniería Tecnoló­gica (CEIT) fueron otro dato de la decadencia de la Franja Morada a nivel nacional.


El rotundo triunfo de una lista armada en­tre peronistas e independientes (Estudiantes Tecnológicos) terminó, con 295 votos contra 154, con el ‘mandato’ franjoso completamente inexistente. Desde el año pasado, la UJS y uno de los sectores independientes veníamos luchando por la realización de las elecciones.


El peronismo era uno de los candidatos a ganar (aunque nosotros, particularmente, pen­sábamos en una elección más reñida y ajusta­da). Por varias razones ganó: 1) tenía mucha militancia; 2) armó una suerte de coalición con “la lista de los estudiantes”, con fuerza en los años superiores, que fueron los que más vota­ron, animados por algunas reivindicaciones. Por ejemplo, pasantías, “logrando conexión di­recta alumno-empresa” o “becas para la funda­ción Regional Haedo” (una fundación privada que dicta cursos de computación).


La crisis de la Franja es terminal, nadie los quiere salvo sus viejas amistades y el apa­rato. Pusieron a los cuidadores del estaciona­miento a repartir volantes, amenazándolos con el despido. Sólo consiguieron 154 votos.


Con una campaña lamentablemente me­diocre, haciendo eje en problemáticas en los primeros años, que son los que menos votaron, la UJS armó costosamente una lista armar, que obtuvo 97 votos, el 18% de la elección y una o dos secretarías. Las elecciones nos abrieron un padrón de relaciones. En la últi­ma urna, Ingresantes 2000, ganamos noso­tros: venimos desde abajo. En otra, del anexo, estuvimos a un solo voto del segundo lugar: FM 24, UJS 23.


En números anteriores de Prensa Obrera escribimos un artículo que anticipaba la posi­bilidad de una nueva proscripción para pre­sentarnos a estas elecciones. Haber podido presentamos y, con lo ya descripto, para noso­tros es muy importante y por eso nos damos el autoaprobado.

En esta nota