El rasgo central de la victoria en las recientes elecciones en Sociales es que el trabajo realizado en los últimos 18 meses le dio al estudiantado un rol y un espacio de opinión históricamente vedado.


A partir del debate respecto de la política universitaria, arancel, control de gestión académica, becas, etc., se lograron movilizaciones que demostraron lo posible y necesario de la participación. Este detalle es importante por las características de presión social del medio olavarriense por un lado, y la falta de experiencia de quienes las protagonizamos (básicamente, chicos de segundo y tercer año), por otro.


El compañero del PO que durante dos años fuera Consejero Académico significó en todos los casos un referente de lucha y compromiso, que siempre se manejó en defensa del mandato del claustro (a diferencia de otros consejeros) y a través de esta mecánica se efectivizó un trabajo de conjunto.


“Utopía” es hoy una realidad en el gobierno de Sociales, que entendemos la necesidad de una percepción contextual del problema universitario y de la inserción del ámbito universitario en la comunidad a través de la participación, el trabajo y el compromiso en todas las luchas que se planteen.