24/07/2008 | 1047
ALMIRANTE BROWN

La olla podrida que se le destapó a Giustozzi

La denuncia sobre la instalación de una planta de transferencia de residuos en el parque Industrial de Burzaco destapó una auténtica olla podrida en Almirante Brown. La planta recibe más de 1.000 toneladas de basura por día, provenientes de de Presidente Perón, Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, además del propio Almirante Brown.

El barrio Doña Sol de Longchamps es el principal afectado por el basural; junto al barrio Los Horneros se «chupa» toda la contaminación del Parque. El derrame de hipoclorito, los altos porcentajes de aluminio en la sangre, las enfermedades respiratorias y eruptivas de diverso orden, y los múltiples casos de cáncer son moneda corriente en la zona.

La denuncia fue formulada por concejales de la Coalición Cívica y el PJ. En 2005, el Ceamse se hizo cargo de poner en pie en el predio industrial un centro de transferencia para toda la zona sur. Desde allí se debería trasladar la basura a diversos centros de acopio. A pesar del tiempo transcurrido, el municipio no cuenta con ningún informe sobre el impacto ambiental del basurero. El propio Giustozzi debió reconocerlo y responsabilizó por ello al Ceamse.

El PO reclama el cierre de la planta de transferencia y la puesta en pie de comisiones de trabajadores y vecinos electos en asamblea para efectuar el control de las normas de higiene y seguridad ambiental en barrios, escuelas y fábricas. Esta es la única medida verdaderamente efectiva y confiable: el control obrero del proceso productivo.