29/06/2006 | 952

Alumbrera: «La empresa hace lo que quiere»


—¿Cuál es tu visión sobre los emprendimientos a cielo abierto que llevan adelante los pulpos mineros en la provincia?


 


—El problema de la gran minería es que trabaja en yacimientos con pequeño contenido metálico. Para que esto sea rentable, debe extraer grandes volúmenes de roca. La Alumbrera debe estar en las 300.000 toneladas por día; muy diferente a Minas Capillitas o Farallón Negro, donde se movilizaban 250 ó 300 toneladas por día. En la molienda de La Alumbrera entran unas 120.000 ó 150.000 toneladas y sale un concentrado que llega al 2%. Hay un gran movimiento, pero una buena parte se tira en lo que se llama la escombrera, donde van rocas minerales con escaso valor económico.


 


Para procesar el mineral, se necesitan grandes cantidades de agua, en lo que se denomina sistema de flotación. Para recuperar el metal se usan 80 millones de litros de agua dulce (por día) que podría ser consumida por humanos. Esta cantidad de agua que entra al proceso, vuelve contaminada al terreno natural. En el tratamiento se utilizan químicos poderosos.


 


El yacimiento está ubicado en una zona semidesértica, donde hay escasez de agua, con un promedio de lluvias de 300 milímetros por año. El acuífero que emplea la mina se alimenta de deshielo del cordón del Aconquija. El agua se encuentra en profundidad, por lo que se tienen que hacer pozos profundos. Se ataca el recurso agua. El Campo del Arenal será desvastado, agotado, como lo dicen informes previos a los que la empresa hace caso omiso. Ellos están más preocupados porque el agua les alcance para procesar el mineral; no les interesa si causan un problema ambiental en la región. A esto se debe agregar que Agua Rica va a entrar a funcionar próximamente, utilizando el agua del Campo del Arenal, por lo cual se agotará definitivamente.


 


Es probable que Agua Rica use la misma molienda que La Alumbrera. Va a haber superposición entre los dos proyectos. La Alumbrera va hasta 2018, Agua Rica hasta 2015. Entonces nos preocupa el Campo del Arenal como elemento regulador ambiental de toda la región. En Santa María, los agricultores se están quejando por la baja de los niveles de agua.


 


Todos los cambios ambientales producidos en la zona tienen que ver con los intensivos niveles de extracción de agua.


 


Entonces somos nosotros los que tenemos que hacer algo para frenar este proceso que llevan adelante las multinacionales.


 


—¿Existen otros métodos extractivos y de aislamiento del mineral?


 


—Está el cianuro. Es cierto que es muy peligroso, pero utiliza menos cantidades de agua. Actualmente, en Farallón Negro se emplea cianuro de sodio. El gran problema del cianuro es de manejo y gestión, ya que hay que tener tremendos recaudos desde que el cianuro sale de la fábrica hasta que llega a destino. Ahora, si el cianuro se incorpora al terreno natural y no es degradado por los rayos ultravioletas, eso va a producir una contaminación gravísima para el humano.


 


—Las mineras hablan de minería sustentable, de minería con control, terminología acuñada luego de que vinieran los pulpos a saquear el recurso.


 


—Yo creo en una minería con control, pero bajo este marco legal es imposible, ya que no hay ninguna posibilidad de control. Las leyes están hechas a medidas de estas multinacionales, inclusive se puede decir que redactadas por ellas mismas.


 


Existe un ente como el Ugap (Unidad de Gestión Ambiental); creo que tiene un capataz y dos empleados…


 


Lo que hace la Provincia es pedirle informes a la empresa.


 


La empresa hace lo que quiere, y si encuentra algún escollo lo resuelve con la chequera.


 


Cuando hablan de minería sustentable, habría que ver semánticamente qué quiere decir esta palabra, si se entiende por sustentable esta realidad donde vemos que la minería no ha solucionado ninguno de los problemas estructurales, del hambre, la misería, la desocupación. Hay que decir que es sustentable… a costa de los altos índices de pobreza y desnutrición de nuestro pueblo.


 


Una minería con control sería posible descartando métodos que pongan en riesgo un recurso vital como el agua. Deberíamos pensar en la mediana minería, producida y controlada por el Estado. Habría que derogar la Ley de Inversiones Mineras. Ojalá que esta lucha fructifique.

En esta nota

También te puede interesar:

Para rechazar esta ofensiva, se presentó en la provincia la Iniciativa Popular 2020.
Otra vez la farsa del impuesto a la riqueza al desnudo.
El 4 y 5 de octubre ganemos las calles en toda la provincia.
En todo el país, movilicemos el 25S en la Huelga Mundial por el Clima.
La incansable lucha de la asamblea de Jáchal.