Ambiente

16/1/2022

Audiencia pública por el Río Luján

“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”

Realizada por vía virtual y convocada por el exorganismo ambiental bonaerense (OPDS), se desarrolló los pasados 17 y 22 diciembre la audiencia pública para la etapa 2A de las obras en la cuenca del Río Luján. Esta segunda etapa comprende el tramo que va desde la Ruta Provincial 6 hasta el fin del casco urbano de la ciudad de Luján. En dos largas jornadas intervinieron un centenar de personas y la oposición a las obras en el río fue abrumadora.

En esta nota, volcamos algunas intervenciones de los funcionarios que defienden la obra y otras de los vecinos e integrantes de organizaciones que se oponen:

Los funcionarios y agrupación “Inundados de Luján”, a favor

De acuerdo con lo informado por el bisemanario lujanense El Civismo (12/1), el primero en tomar la palabra fue Gustavo Colli, director técnico de Proyectos de la Dirección de Hidráulica. Presentó el proyecto y el estudio de impacto ambiental (EIA) realizado por la consultora Serman a su vez proyectista de obras civiles. Afirma que dentro de esas medidas se definieron algunas obras de control de inundaciones, entre las que está la adecuación del cauce en distintos tramos, como por ejemplo se ha ejecutado aguas abajo. A esto se suman obras complementarias. Los técnicos dicen que el objetivo de máxima es (supuestamente) eliminar los eventos de inundaciones en áreas urbanas. Estimaron que las obras en Luján permitirían una disminución de tres metros respecto a los eventos de crecidas.

Leandro Mugetti, otro de los integrantes del equipo técnico, dijo que hay personas que piden una integralidad del proyecto, que no se vea un punto sino distintas situaciones de la cuenca y otras que piensan en formas sustentables ambientalmente y que haya medidas que vayan en esa dirección. Pero, expresa que lo principal es que las obras eviten las inundaciones, más allá de todos los puntos anteriores que deben ser tratados. Aclara que se tomó la cuenca de manera integral con diferentes obras, algunas de impacto sobre el cauce, otras de retención en la cuenca alta y obras puntuales para usos turísticos o que mejoran las vías de comunicación. Cabe aclarar que estas obras turísticas y de conectividad, llenan de cemento el albardón costero.

Cabe agregar, que dos expositores de la agrupación “Inundados de Luján”, alineada políticamente con los actuales gobiernos provincial y municipal, han manifestado estar a favor porque resolverán las inundaciones en la ciudad de Luján y que los ambientalistas no comprenden lo que es estar con su vivienda anegada y tener pérdidas materiales.

Los vecinos y organizaciones ambientales, en contra

Adriana Anzolín, de la Red del Río Luján, expuso un documento elaborado por el mencionado colectivo, donde se denunció “la falta de legitimidad de las obras debido a cuestiones institucionales y legales”. Se enumeró por ejemplo la ausencia de aquellos factores que “provocan las inundaciones”, como “la ocupación de las riberas por desarrollos inmobiliarios e industriales que obstruyen el normal flujo del río”. Además, “se descartó, desde sus inicios, la valorización de los beneficios de preservar y restaurar los humedales de la cuenca: cuando esta alternativa, ya desde hace muchos años, está siendo elegida en el mundo desarrollado frente a las obras hidráulicas. Así, se seleccionaron obras estructurales y se descartó la preservación de los humedales que son bienes públicos que benefician a la sociedad en forma gratuita con sus extraordinarios servicios ecosistémicos, tales como amortiguación de inundaciones, recarga del acuífero que abastece a millones de hogares, absorción de contaminantes y de gases de efecto invernadero, etc.”(Civismo Digital, 12/1).

Por otro lado, Guido Ludueña, del “Río Luján no se toca”, hizo su planteo en la zona donde se efectúa la primera etapa de los trabajos, cercano a la Reserva Natural de Pilar. Allí in situ, mostró cómo se está cambiando el ecosistema del lugar, arrasando con su flora y fauna. En tanto, Cristian Fernández, abogado patrocinador de la Organización Ambientalistas Autoconvocados, señaló que la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación recomienda que el tratamiento de un río debe ser como una “unidad” y no de manera fragmentada como estas obras; además que en los estudios de impacto ambiental no se ha tenido en cuenta la cuestión del cambio climático y que los trabajos sobre la meteorología fueron precarios; tampoco que no fue consultado ningún biólogo.

Otra intervención destacada fue la de Juan Esteche (Coordinadora BFS) quien adhirió al rechazo de las obras hídricas sobre la base de los argumentos esgrimidos por la Red del Río Luján. Agregó que desde “Basta de Falsas Soluciones” tienen un amplio conocimiento de los territorios por tener un permanente intercambio con las asambleas y acompañar sus reclamos. Puso de relieve la cuestión “ética” para abordar estas problemáticas con la lógica de la armonía con la naturaleza. Criticó el término “mejoramiento” y sugirió reemplazarlo por “restaurar”, ya que consideró que es un concepto antropocéntrico.

Desde Tribuna Ambiental y el Partido Obrero han participado varios compañeres e hicieron uso de la palabra Alicia Rodríguez (CABA) y Gastón Fernández (Luján). En primer lugar, Alicia Rodríguez comentó que participa en esta audiencia para oponerse a las obras civiles, por conocer la cuenca a partir de una investigación que realizó como investigadora en la UNGS (Universidad Nacional de General Sarmiento) y porque le consta que no apuntan a las causas de las inundaciones. Luego, denunció la superposición de instituciones: municipios, Comilu, Provincia y, en fin, el “Estado presente”, que en lugar de ocuparse de los problemas de la vivienda, el tratamiento y disposición adecuada de los residuos y el control de los efluentes generados por industrias y barrios cerrados, en decir realizar las obras no estructurales (limpieza de cauces, ensanchamiento de puentes, eliminación de canales clandestinos y creación de reservas), se endeuda con organismos internacionales para hacer estas obras y otras como la obra vial que atraviesa el Arroyo Morón, financiada por la misma institución (CAF).

Luego Gastón Fernández, como vecino de Luján, denunció la tardanza en realizarse esta audiencia pública, más allá de su carácter y los cuestionamientos a la misma, cuando el intendente de Luján, Leonardo Boto, la había prometido a principios de marzo del 2021. Por otra parte, refutó el prejuicio de que a los que defienden el ambiente no les importan los inundados y mencionó la permanente lucha junto a los inundados en los desbordes del Río Luján de los años 2012, 2014 y 2015. Además, recordó que a unas 200 familias damnificadas por las inundaciones todavía no se les construyeron las viviendas comprometidas hace unos años. También, denunció el doble negocio de la empresa que trabaja en la primera etapa de obras (Pilar), supuestamente para solucionar los problemas de inundaciones, que es la misma que eleva los terrenos del valle de aluvial y altera el cauce del río para la construcción de los barrios cerrados. Sumado a esta alteración de la cuenca están los canales clandestinos de los campos río arriba, que aumentan el caudal de los afluentes que luego recargan al Río Luján. En definitiva, las reales causas de las inundaciones no están contempladas. Por último, resaltó la importancia de los humedales como purificadores, abastecedores y reguladores de las aguas y que si no fuera por ellos las inundaciones hubieran sido más catastróficas de lo que fueron. Finalmente criticó al Comité de Cuenca (Comilu), una cáscara vacía manejada por los intendentes y que restringe la participación ciudadana en lugar de facilitarla y llamó a seguir reforzando la lucha en defensa del Río Luján.

En síntesis…

La mayoría de las exposiciones y argumentos en la audiencia ha abordado un claro pronunciamiento en contra de las obras en la cuenca del Luján. Ya que las mismas no atacan las verdaderas causas de las inundaciones. Por el contrario, afectan los humedales y los meandros del río. Fue un enorme acierto haber participado y poner en evidencia los propósitos nefastos de los gobiernos, socios de los grandes capitalistas inmobiliarios y agrarios de los distritos, que pretenden ahora mediante “falsas soluciones” resolver la problemática de los anegamientos con obras al servicio de la corrupta patria contratista.

Por ello, desde Tribuna Ambiental consideramos que es fundamental para el movimiento de lucha de la región relanzar un plan de acción para torcerle el brazo al gobierno, parar las obras y rediscutir mediante comisiones independientes de vecinos, asambleas y profesionales una verdadera planificación de la cuenca en equilibrio con la naturaleza.