Ambiente

2/12/2021

#BastadeVenenos: artistas se organizan contra el uso de agrotóxicos

Representantes del agro salen al cruce de la campaña para defender sus negocios.

La campaña ‘’Basta de Venenos’’ lanzó un video que cuenta con la participación de artistas, músicxs, periodistas reconocidxs para denunciar el uso de agroquímicos en Argentina de cara a un nuevo aniversario del Día Mundial por el No Uso de Agrotóxicos el próximo 3 de diciembre.

Distintas personalidades como Laura Azcurra, Leonardo Sbaraglia, Hilda Lizarazu, entre otrxs, denuncian que Argentina es el país que más utiliza agrotóxicos por persona por año en el mundo. En respuesta a esto, la Cámara de Sanidad Agropecuaria y de Fertilizantes (Casafe) salió al cruce para defender sus negocios y acusar de que se estaban replicando ‘’argumentos sin ciencia’’.

Al contrario de lo que dice la Cesafe, la campaña contra el uso de agrotóxicos lejos de buscar instalar miedo, parte de argumentos científicos comprobados. El Comité Nacional de Salud Infantil y Ambiente de la Sociedad Argentina de Pediatría publicó el 7 de julio un informe donde se comprueba que el glifosato afecta el desarrollo cognitivo, produciendo daños neuronales en lxs niñxs expuestos al pesticida. Las investigaciones científicas de los últimos años demostraron que entre el 40% y 50% de lxs niñxs que viven en zonas agrícolas sufren de asma, al mismo tiempo que aumentaron las malformaciones graves de fetos en embarazos en esas mismas zonas. Los argumentos científicos que la Casafe quiere desconocer son concluyentes: el glifosato es cancerígeno y principal causante de tumores y otras enfermedades gravísimas en la población expuesta a su contacto.

Quién también salió a responder fue Antonio Aracre, el CEO de Syngenta, que expresó en Twitter: “Engañan a la gente con golpes bajos y desprecian el laburo de miles de científicos que aprueban nuestros productos después de muchos años de testeos’’. Oculta que lo que sí quedó demostrado es que el herbicida Atrazine que produce su multinacional es uno de los responsables de que en Brasil cada día se registren un promedio de 15 intoxicaciones agudas por plaguicidas además de innumerables enfermedades crónicas, a tal punto que en Alemania se encuentra prohibido.

El gobierno de Alberto Fernández, lejos ya de la ‘’economía sustentable con el ambiente’’ que ostentaba en campaña electoral y con un Ministerio de Ambiente que no pudo darle ni una solución a los problemas que atraviesa el país y la población, demostró estar comprometido completamente con el agronegocio. Incluso en plena pandemia, cuando desde el gobierno machacan con que su prioridad es la salud de la “gente”, Felipe Solá, canciller en ese entonces, firmaba en abril del 2020 una rebaja de aranceles para la importación de productos químicos que se utilizan para producir agrotóxicos. La ganancia capitalista está por encima de la salud de las poblaciones fumigadas.

Frente a esta situación urge la organización independiente de los que gobiernan para desenvolver un programa de lucha que ponga fin al envenenamiento de las poblaciones, que garantice la producción y distribución de alimentos sin la utilización de agrotóxicos y que vaya de la mano con la expropiación de los grandes latifundios, con el freno a los desmontes, con la devolución de tierras a los pueblos originarios, con el fin de la megaminería y contra el extractivismo contaminante.

La lucha por el ambiente, contra los agrotóxicos y por otro modelo productivo, no puede estar desligada de la lucha general por un gobierno de los trabajadores que ponga la tierra al servicio de la necesidad social y no al servicio de la ganancia de un puñado de capitalistas.