11/08/2021

Cambio climático y desarrollo sostenible en San Juan

La crisis hídrica de la provincia de San Juan domina la reciente polémica desencadenada por el anuncio del Ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi, sobre la creación de un área de reserva propiedad del gobierno nacional en Los Manantiales, departamento de Calingasta.

El anuncio despertó la alarma en el gobierno de Uñac y los empresarios de la minería y megaminería y culminó en una expeditiva réplica. Es que al crear un área de reserva nacional, las multinacionales y el Estado provincial perderían el control en una zona que, de ser declarada reserva provincial, administraría el gobierno sanjuanino pro minero, el que entiende por desarrollo sostenible toda actividad lucrativa en la zona, sea o no extractivista y contaminante. Uñac engaña al pueblo de Calingasta al decir que defiende los intereses locales. Lo cierto es que lo que quiere preservar es el área para el desarrollo de la minería y es en este marco que se dio la discusión con el gobierno nacional.

Como era de esperar, el Ministro de Ambiente Cabandié, que justifica la contaminación como única vía para el pago de la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), le dio vía libre a Uñac y sus socios que ya preparan el entramado jurídico y legal para declarar Los Manantiales reserva provincial.

La primer actividad que se reactivará en la zona, según lo informado por el Diario de Cuyo en su edición del 11/8/2021, es la mina Casposo de la Empresa Austral Gold, que viene explorando en Manantiales en una área de 10.000 has y prevé comenzar la explotación en el 2023. Este es el puntapié inicial en ese Departamento para numerosos proyectos megamineros que consumen millones de litros de agua en plena crisis hídrica, negándola para el consumo y el riego a la población.

En este contexto, el geocientífico Silvio Pastore en un Conversatorio sobre la Crisis Hídrica que organizó la Universidad Católica de Cuyo, habló de una sequía perfecta: “El río San Juan trae 50% menos de agua que en el año 2017” puntualizó, agregando además que “la diferencia entre la sequía del 2014 y 2015 con la actual es la continuidad en el tiempo.” “Por último, también aseguró que hay crisis hídrica socioeconómica, por el daño a la población o zonas afectadas, que causa la disminución de la disponibilidad de agua. Este año el departamento de Hidráulica tuvo que lidiar largo tiempo con regantes y productores y se terminó determinando que habrá más días de corte de agua de riego y la cantidad va a ser menor”. (Diario de Cuyo, 11/08/2021).

La ONU ya advirtió sobre los desastres “sin precedentes” que amenazan a la Tierra debido al calentamiento global. El informe captó la atención del mundo entero por la gravedad de sus estimaciones. Sin embargo los gobiernos nacionales y provinciales, en conocimiento que la crisis hídrica va de la mano con el cambio climático, pareciera que no comprenden la gravedad de la situación y siguen apostando a la megaminería, la que consume millones de litros de agua de nuestros ríos, a costa del agua potable de la población y de la producción agrícola.

El desarrollo sostenible es aquel que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones, y es materialmente imposible realizar ese camino en el sistema capitalista que privilegia pagar la deuda externa contra la entrega de los recursos naturales a las mineras y a los agronegocios.

Por el uso y la gestión del agua por las comunidades afectadas por la crisis hídrica, y hacia una salida socialista que respete el ambiente en el que vivimos.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Sobre los proyectos que promovió Alberto Fernández tras el acto en Plaza de Mayo.
El gobierno sigue profundizando la agenda del FMI.
Acto de cierre de la campaña del FIT-U.
La lucha por un trabajo digno y vivienda.