13/08/2020

Córdoba: el ajuste del municipio pone en riesgo a la Reserva San Martín

Los trabajadores reclaman la contratación de más personal.

El ajuste del gobierno de la ciudad de Córdoba que golpea a los trabajadores municipales –su convenio y salario- afecta a todos los vecinos de la ciudad, como denuncian los trabajadores de la Reserva Natural Urbana General San Martín, situada en el corazón de la ciudad. En particular, alertan por un mayor riesgo de depredación por la poca cantidad de guardaparques, y exigen al gobierno la contratación de más personal.

La situación de la Reserva se agravó desde el inicio de la pandemia. La desproporción entre  la cantidad de accesos existente y de guardaparques para controlar fue agudizada por la reducción horaria establecida por el municipio (seis horas por turno, dos turnos diarios de lunes a viernes y doce los sábados, domingos y feriados con dos guardaparques por turno) y porque fue suspendida la actividad de los vigías voluntarios de la Asociación Civil Amigos de la Reserva San Martín. Los trabajadores reclaman al Ejecutivo municipal el llamado a concurso para la incorporación de Guardaparques profesionales egresados de la tecnicatura universitaria dictada en la Facultad de Turismo y Ambiente de la Universidad provincial de Córdoba, sin obtener resultados hasta el momento.

La Reserva San Martín fue creada en el año 2009 por la ordenanza 11702/09, y abarca 114 hectáreas correspondientes al parque municipal y el camping General San Martín. El proyecto había sido elaborado y presentado al Concejo Deliberante por la iniciativa de las y los vecinos, quienes lograron que fuera votado por unanimidad. La  ordenanza establece la cobertura de turnos las 24 horas los 365 días del año, por personal específico (guardaparques) que puedan accionar para prevenir incendios, evitar la depredación y garantizar la preservación de flora y fauna. También declara al sitio como patrimonio ambiental de la ciudad y lo destina como aula abierta a la comunidad para la educación ambiental.

Es el último reducto de bosque nativo dentro de la Ciudad que muestra la vegetación original. Se juntan en el lugar dos eco regiones, la del espinal (prácticamente extinguida en el país) y el bosque serrano o chaco seco, lo que hace que la variedad de plantas y animales sea mayor. Hay registradas unas 180 especies de aves (casi la mitad de las que se pueden ver en toda la provincia), varios mamíferos como zorros, comadrejas, coipos, entre otros, y reptiles como lagarto overo, yarará y culebras. Desde el 2001, instituciones educativas de la ciudad, la provincia y otras provincias concurren con sus estudiantes para realizar las actividades educativas coordinadas por los guardaparques municipales. En los últimos 10 años es notable la recuperación lograda, ya que desde el 2013 no sufre incendios forestales y se han erradicado actividades degradantes del ambiente. Pero actualmente, por el cierre de los parques del Chateau y el Kempes, se ha incrementado la concurrencia de perosnas a realizar todo tipo de actividades, incluso algunas prohibidas por la ordenanza.

Desde la agrupación de municipales Fucsia reclamamos que se garantice el personal, con todas las exigencias planteadas por la ordenanza vigente y los recursos necesarios, porque la defensa integral del ambiente forma parte del programa sindical de la organización independiente y antiburocrática en el Suoem.

También te puede interesar: