06/09/2021
chubut

“El FIT-U es la única fuerza política que toma la discusión ambiental de un modo serio e integral”

Entrevistamos a Gustavo Romeo, que se suma a los pronunciamientos de luchadores y luchadoras de Chubut por el voto al Frente de Izquierda - Unidad a pocos días de las elecciones.

Gustavo Romeo es Licenciado en Gestión Ambiental, docente universitario, parte del colectivo Educación Popular Comodoro y participa de la Unión de Asambleas de Comunidades Chubutenses (UACCH). Recientemente dialogó con Prensa Obrera sobre la situación de Chubut de cara a las elecciones. Compartimos la entrevista:

¿Cómo ves la situación en Chubut?

Hace pocos días, el 4 de septiembre, se cumplieron dos años de la represión que sufrieron trabajadorxs de la educación en Comodoro Rivadavia, en inmediaciones de las rutas 3 y 26. En aquella madrugada una patota ligada al dirigente sindical “Loma” Ávila se dirigió a golpear a las y los docentes, todo esto bajo la supervisión de un integrante del actual gobierno, que es Federico Massoni. Había un sector de trabajadores haciendo un reclamo justo, ejerciendo el derecho a la protesta, en un lugar con una carga simbólica muy fuerte, porque es la intersección de las rutas que lleva a los yacimientos petroleros; Cerro Dragón, por ejemplo.

Ese escenario, donde la burocracia sindical con el acompañamiento de dirigentes políticos (como en este caso Massoni) le liberan el camino a las empresas petroleras transnacionales, responde a la pregunta apelando a la memoria reciente. Un grupo de personas en el poder económico y político, en contra de las y los trabajadores, con el fin de garantizar el negocio de unos pocos.

¿Qué suponés que sucederá luego de las elecciones respecto a la megaminería?

No supongo, estoy seguro que va a pasar algo que tiene que ver con la continuación del avance del lobby minero por parte de los mismos funcionarios políticos, porque más allá de que las empresas mineras pagan pauta publicitaria y demás, no tienen un vocero oficial. No tienen una cara visible que se dedique a la comunicación empresarial, no la necesitan, porque son los mismos funcionarios de los partidos mayoritarios quienes se encargan de hablar bien de estas corporaciones.

Yo creo que después de las elecciones van a guardar sus trajes y afiches de campaña, y van a volver con la avanzada respecto a la megaminería. No solamente eso, como tienen tan decidido que el extractivismo es la única alternativa de “desarrollo”, van a profundizar el avance de las operadoras petroleras, van a continuar con la privatización de las costas y las playas, con el acaparamiento de las aguas; no sólo del Río Chubut, sino también del Río Senguer para sectores concentrados. Es decir, la profundización de un modelo extractivista que viene por todos los bienes comunes, playas, ríos, humedales de la Meseta, bosques, y la lista puede seguir.

¿Qué luchas desenvuelven desde la UACCH y cómo se organizan?

La Unión de Asambleas de Comunidades de Chubut (UACCH), como es sabido, articula en todos los territorios el No a la Mina. Ya hace casi 20 años que la provincia viene resistiendo el engaño y el embate minero. Con diversas estrategias los enfrentamos, desde la Educación Popular hasta poner los cuerpos en los territorios desde las maneras más explícitas posibles, como se ha visto en estos últimos años. La UACCH está conformada por diversos grupos muy diferentes de distintas localidades. La principal lucha es la defensa del agua, pero luego cada localidad tiene sus particularidades. Lxs cumpas de la Meseta están en la primera línea en defensa del territorio donde se quiere instalar la megaminería en primer término, pero tal vez lxs cumpas de Puerto Madryn están al frente cada vez que las chimeneas de Aluar empiezan a tirar un humo extraño. La gente que está más cerca de la Comarca Andina tiene los ojos puestos a lo vinculado a los incendios forestales y la especulación inmobiliaria que se está haciendo en esas zonas, como acá en Comodoro Rivadavia. En Sarmiento tienen los ojos puestos en el Lago Musters y en el Río Senguer, y las y los cumpas de los pueblos mapuches-tehuelches siempre están reclamando contra el terricidio y siendo los primeros en conocer cómo viene el avance en algunas zonas que, tal vez, quienes vivimos en ciudades tardamos más en conocer. Las luchas desde la UACCH tienen que ver con las resistencias ante el avance de los extractivismos en sus más diversas formas.

Y en relación a cómo nos organizamos, no es ningún secreto. La lógica asamblearia se caracteriza por la horizontalidad, por no tener referentes, por ser heterogénea, pero contando con un piso de acuerdos que tiene que ver con participar de una lucha que va a ser siempre. ¿Cuándo termina la lucha? No termina nunca, se va renovando. Tiene que ver con encontrarnos, la virtualidad es una herramienta. Las asambleas tienen casi 20 años, al menos las vinculadas a la megaminería, ya que después tenemos las luchas de Gastre, que son anteriores.

¿Por qué crees que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda – Unidad son una buena alternativa para estas elecciones?

Básicamente porque el Frente de Izquierda – Unidad es la única alternativa. Y en eso no hay sorpresas, ya que el resto de partidos mayoritarios no presenta alternativas al modelo de desarrollo basado en los extractivismos. No importa si se buscan convencer con que será “nacional y popular” o que vendrá con “control y regulación”: el extractivismo implica el saqueo de nuestros bienes comunes, represión y criminalización de la protesta, menor democracia, corrupción y una profundización de las desigualdades. La alternativa debe tratarse de una modificación radical de la matriz productiva que reconozca a la naturaleza como bien común y no como mercancía, y todo esto sin olvidar que las y los trabajadores somos parte de los territorios.

El Frente de Izquierda – Unidad tomó el compromiso de darse las discusiones que otros partidos no, entonces ya no se habla únicamente del trabajador como sujeto histórico. Los movimientos y luchas de las juventudes, de los pueblos originarios, del ambientalismo popular, de los feminismos, son parte de las luchas que el FIT-U acompaña y de las que también es parte.

Acá en Chubut hay una ley que prohíbe la megaminería, que existe principalmente por la movilización y la lucha del pueblo. Luego de esa legítima presión social, se logró que los funcionarios voten para que exista (la ex Ley 5001). ¿Por qué traigo esto a colación? Porque hay que entender que las personas que ganen las elecciones de este año, van a ser parte de las discusiones –entre otras de las leyes ambientales que se tratarán en el Congreso de la Nación. Estamos viendo desde hace días un pedido en las calles de todo el país para que se avance por el tratamiento de la Ley de Humedales. Esos ambientes no son únicamente el lugar que habitan los ya famosos carpinchos: hay humedales a lo largo de toda la costa argentina, hay humedales altoandinos en la Puna y también existen humedales en nuestra meseta, acá en Chubut, que llamamos “mallines”. Estos cumplen una función vital en el equilibrio hídrico de los ecosistemas, pero también en los modos de vida que tienen las comunidades en los territorios, ya que es donde hay pasturas y manantiales. Pero estos también coinciden con territorios que están bajo la lupa de las corporaciones mineras. Resulta difícil imaginar a alguno de los candidatos de partidos mayoritarios votando a favor de una Ley de Humedales que vaya en contra de los intereses corporativos de las mineras, ya lo vimos a lo largo de todos estos años. La agenda ambiental está más activa que nunca y desde los partidos políticos, los únicos que toman la discusión de un modo serio e integral son aquellos que conforman el Frente de Izquierda – Unidad. Porque discutir desde el ambientalismo implica, entre otros aspectos, discutir la deuda externa, la represión y la criminalización de la protesta, el acceso a los bienes comunes y su defensa, la justicia ambiental, la ampliación de derechos y sobre todo, la propuesta de alternativas a un modelo de «desarrollo» que no va más.

También te puede interesar:

La provincia de Buenos Aires es un escenario allanado para la depredación ambiental.
Un balance preliminar, para debatir colectivamente con las y los luchadores y el pueblo chubutense.
Entrevistamos a Marionella Castillo, activista del No a la Mina de Rawson-Playa Unión y mamá de Tita, perrita asesinada en manos de la policía.